26/04/2001 | 704

A los piqueteros no nos van a asustar

Soy integrante de la Comisión Provisoria del SOIP y militante del Partido Obrero.


El día jueves 12 participé del corte de la Ruta 2, donde nos tendieron una trampa y fuimos brutalmente reprimidos: mujeres y chicos heridos; 8 detenidos (7 del Movimiento Teresa Rodríguez y 1 del PO).


En la asamblea del corte se había votado desalojar la ruta por la seguridad de los chicos y las mujeres, para movilizarnos hacia el centro encaminándonos por la avenida Luro.


La Infantería empezó al provocar al grito de «el que pisa el asfalto cobra», continuamos por una calle de tierra hasta Constitución, donde se formó un cordón policial para que no llegáramos a Luro sino que dobláramos por Constitución, en la cual se encuentra Carrefour, el lugar ideal para reprimir.


Empezaron los palos, las balas y los gases. Ahí fuimos detenidos los 8 compañeros. Ahí empezaron movimientos verdaderamente subversivos que nos hicieron pensar mucho en los 30.000 compañeros desaparecidos…


No nos permitían mirar a ningún lado ni hablar con nadie, no nos comunicaban en qué lugar estábamos detenidos y ni nos podíamos ver las caras entre los compañeros. Luego nos llevaron a unos pasillos dónde nos vimos las caras y empezamos a averiguar donde estábamos; uno de los que estaba detenido nos dijo que era en la 7ª.


Luego de estar allí un par de horas se escucharon los bombos y los cantos de los compañeros. Esto nos dio mucha alegría; y luego nos dijeron que nos preparáramos porque íbamos a ser trasladados al Juzgado para declarar, lo cual terminó siendo otra mentira.


Nos llevaron a otra comisaría donde nos dijeron que no nos podían decir en qué lugar estábamos y que nuestra situación era de incomunicación. Estábamos un poco preocupados y la Infantería mantenía constante amenaza diciendo que «a estos zurdos militantes los amontonaría a todos y los prendería fuego».


Como a las 22 ó las 23 hs se vuelven a escuchar los bombos y los cánticos de los compañeros, que ya nos habían ubicado de vuelta.


Nos dio tanta alegría que nos abrazábamos los siete que estábamos ahí; empezamos a hablar de que todo lo que estaba pasando ahí era porque estábamos en el camino correcto, y lo que hacía la Infantería era nada más ni nada menos que la incapacidad de este sistema y sus gobernantes de llegar a dar una salida a la clase trabajadora, y que quedaba claramente demostrado que quien dijo que el paro del 5 y 6 se levantó porque los trabajadores tenían expectativas en Cavallo, tenía que haber dicho de vuelta los traidores.


Dime con quién andas y te diré quién eres


La CCC sólo se limita a demostrar cada vez más su hilacha, si bien a los que estamos más comprometidos con la militancia ya no nos sorprende que se hayan borrado la CCC, la CGT y la CTA durante los 5 días en que todos los otros compañeros nos hicieron el aguante desde las 7 de la mañana hasta las 9 de la noche.


A ellos les doy las gracias porque estamos en libertad por la lucha que dieron: al MTR, a las Madres de Plaza de Mayo, a Tribuna Docente, al PC, a los universitarios del MUI y Atuel, al UVO, a la Provisoria del Soip y al Partido Obrero.


Por un Congreso de trabajadores, desocupados y estudiantes.


Porque es la única salida de clase, ¡hasta la victoria siempre!

En esta nota

También te puede interesar: