Abajo los despidos discriminatorios a trabajadorxs migrantes

El gobierno despidió a más de 20 mil trabajadorxs migrantes del Potenciar Trabajo

El gobierno de Milei y Pettovello ha despedido a más de 20 mil trabajadorxs migrantes del programa Potenciar Trabajo. Se trata de un brutal ataque discriminatorio contra las colectividades de Bolivia, Paraguay y Perú, quienes tienen un enorme peso en la población del país.

Sin hacer ningún tipo de evaluación de la condición social de cada persona y sin ningún aviso previo, violando la propia reglamentación del Potenciar Trabajo, solo por cruzar la frontera han sufrido directamente la suspensión del cobro. No se ha modificado la condición social de las personas, sino que, por el contrario, se ha agravado como resultado del plan motosierra de Milei que ha sumado millones de personas a una situación de indigencia.

En muchos casos se trata de familias que hace décadas viven y trabajan en el país y se les quiere cercenar un derecho fundamental, transformándolos en rehenes de este gobierno y ciudadanos de segunda, que se les prohíbe viajar. Muchas de las familias afectadas han tenido que viajar por fallecimiento o enfermedad de un familiar, como denuncia Nieves, de la Villa 20, que viajó por enfermedad de su madre, a quien le amputaron la pierna. Familias que viven en localidades fronterizas y cruzan todos los días caminando para trabajar, ya que son parte de una misma comunidad, como el caso de la Quiaca y Villazón. O casos en Tierra del Fuego, que para pasar por tierra a territorio argentino en Santa Cruz deben pasar por Chile, como le pasó a Silvana Montecino, jefa de hogar, que este mes solo puede sostener a su familia trabajando limpiando casas particulares, o el caso de Rocío Velásquez, estudiante de la UNI, que ayudaba con la comida en su casa donde viven ocho personas más.

Les han quitado el único ingreso para comprar alimentos, que tampoco los reciben en los comedores populares cerrados por Pettovello y Milei. Mucho menos pueden hacer frente a los alquileres y servicios, dejando a miles de familias al borde de ser desalojadas a la calle.

Una política criminal y racista de ajuste contra lxs trabajadorxs más golpeadxs por la crisis, contra quienes tienen los trabajos peores pagos y sin derechos laborales, llegando a condiciones de extrema precariedad laboral y esclavitud, como los talleres textiles clandestinos. Todos los gobiernos atacan a los migrantes señalándolos como los culpables de la falta de trabajo, de salud y educación. Desde Jorge Macri a Milei, que piden deportar a los extranjeros, intentan dividir a los trabajadores y distraernos sobre su responsabilidad en la falta de trabajo y deterioro de todas las condiciones de vida de la población que habita en nuestro país. Mientras a los Caputo y Macri ni siquiera se los juzga por robar millones para el pago de la deuda y la fuga capitales.

El objetivo es un ajuste brutal para pagar al FMI e intentar desarticular la organización del movimiento piquetero en las villas y barriadas obreras, donde vive la mayoría de los compañerxs de las colectividades y sus hijos nacidos en Argentina.

Llamamos a organizarse y enfrentar este criminal ataque contra los migrantes, contra los que menos tienen y la defensa de todos los derechos y las libertades de las colectividades. El próximo viernes 15 de marzo se va a estar realizando una reunión con lxs compañerxs despedidos, organizaciones y abogados que fijará una fecha para impulsar un amparo colectivo y un plan de acción hasta conquistar el reintegro de los ingresos de todxs lxs compañerxs.