03/10/1996 | 513

Asamblea Pro-Comisión de Desocupados en Barrio Yrigoyen

En la lluviosa tarde del sábado 21 de setiembre, 25 vecinos del barrio Hipóli­to Yrigoyen de Rafael Castillo (La Ma­tanza), se dieron cita en la Sociedad de Fomento Santa Marta con el objeto de poner en pie una Comisión de Desocu­pados para organizar los reclamos de esta barriada frente a las autoridades comunales y provinciales.


Los antecedentes


En el número 507 de Prensa Obrera, compañeros del barrio nos habían he­cho llegar su balance del paro del 8/8 y de cómo no habían podido concurrir a la olla de desocupados de San Justo por falta de medios de transporte. La con­clusión a la que llegaron los compañeros era que debían organizarse con sus pro­pias fuerzas y así conseguir los medios para movilizarse y reclamar.


Poco tiempo después recorrieron el barrio haciendo un relevamiento de la situación. Los resultados fueron con­tundentes: de 90 familias entrevista­das, sólo 40 tenían algún tipo de ingre­so (salario, jubilación, pensión); de 264 personas en situación de trabajar, sólo 60 tenían trabajo y sólo una ínfima parte estaba como efectivo. La mayo­ría de las mujeres entrevistadas mani­festaron estar anotadas en el “Plan Vida” y que por ello recibían 1/2 litro de leche, 1/2 kg, de pan y un huevo por hijo, por día hábil. Los sábados, domin­gos y feriados esta limosna no se entre­gaba. Como agravante, la mayoría de­claró haber sido extorsionada con los alimentos para manifestar en actos del PJ (Pierri) u obligadas a afiliarse.


Ya con esos datos, los compañeros sacaron un volante firmado como veci­nos Pro-Comisión de Desocupa­dos, donde informaban de los alarman­tes resultados de su relevamiento, y llamaban a la organización para luchar contra este flagelo. Su esfuerzo ha dado frutos en esta ejemplar asamblea.


La Asamblea


Los concurrentes votaron un nú­mero importante de tarea», Cuatro ve­cinos redactaron un petitorio para ser trabajado por toda la concurrencia, donde se reclaman como puntos más sobresalientes el subsidio de 500 pesos para cada trabajador desocupado ma­yor de 16 años, la inmediata interven­ción del municipio para censar a las familias en emergencia alimentaria y la inmediata provisión de alimentos a las mismas, la exención impositiva y el su­ministro gratuito de servicios esencia­les para cada trabajador mientras dure su desempleo.


A propuesta de un vecino, la asam­blea ya tiene su propio libro de actas, donativo de las autoridades de la socie­dad de fomento y ya se ha propuesto el temario para su próxima reunión. Allí aprobarán el texto final del petitorio y se votará el día de entrega frente al Concejo Deliberante y el Intendente y los plazos que se dará a las autoridades para dar respuesta, antes de dirigirse a la gobernación.


Los vecinos desocupados del Barrio Hipólito Yrigoyen han dado un paso fundamental hacia su organización in­dependiente. Han comenzado a «ins­truir una herramienta de lucha para la conquista de sus necesidades más apre­miantes, confiando en sus propias fuer­zas y convencidos de que éste y no otro es el camino para conquistarlo. ¡¡ADE­LANTE COMPAÑEROS!!