Como nunca antes, acampe piquetero en todo el país

Decenas de miles de trabajadores y trabajadoras desocupadas lucha por trabajo genuino y contra el ajuste.

Miles de desocupados se manifiestan en todo el país.

La jornada de lucha piquetera de este miércoles 30, que se transformó en un acampe que aún continúa frente a las instalaciones del Ministerio de Desarrollo Social de Nación, en CABA, tiene su réplica en unas 122 ciudades y la mayoría de las provincias del país, con acampes que se extienden en las sedes de Desarrollo social y en las gobernaciones: un síntoma del carácter nacional de esta lucha y de la responsabilidad común del presidente y los gobernadores en ejecutar el ajuste fondomonetarista.

Este despliegue, sin antecedentes remotos, es resultado de las deliberaciones y resoluciones del Plenario Piquetero Nacional del pasado 11 y 12 de marzo, donde participaron delegaciones de todo el país y mas de 30 organizaciones piqueteras

En la provincia de Córdoba miles de desocupados y desocupadas se movilizaron este miércoles contra el hambre y la pobreza, resolviendo acampar hasta obtener una respuesta satisfactoria.

En Jujuy, donde recientemente el gobernador Morales montó un operativo represivo para impedir piquetes y cortes de ruta, dejando un saldo de 15 detenidos, en un contexto de reclamos provinciales del movimiento de desocupados, las organizaciones piqueteras volvieron a salir a la calle, movilizando a la sede de Desarrollo Social y quedándose a acampar.

En Salta más de mil personas organizaron ollas populares y montaron más de 100 carpas en Plaza 9 de Julio, denunciando que ya son más de 200 los merenderos y comedores que no tienen asistencia alimentaria por parte del gobernador Sáenz y plegándose a los reclamos nacionales.

En Neuquén se replica está misma situación, con cientos de trabajadores y trabajadoras movilizados y acampando. Al igual que en Río Negro, donde denuncian que la gobernadora, Arabela Carreras, discrimina a las organizaciones independientes y de lucha, dejándolas afuera de cualquier asistencia provincial.

Y las mismas imágenes continúan en las localidades de Concepción del Uruguay y La Paz, en Entre Ríos. Así como en ciudades del interior de la provincia de Buenos Aires, como es el caso de Bahía Blanca, y en decenas y decenas de ciudades del país.

La extensión territorial del plan de lucha piquetero es otra de las demostraciones de la masividad y genuinidad de un reclamo sentido por millones de trabajadores, quienes hoy no cuentan con empleo ni ingresos económicos para salir adelante.

Las organizaciones de la Unidad Piquetera están reclamando por trabajo genuino, apertura y aumento de los programas sociales, alimentos para los comedores populares y libertad de organización, ante la intransigencia del gobierno nacional y los gobernadores, quienes defienden la agenda de ajuste y hambre del FMI.

Una lucha que tendrá nuevos episodios si no existe una respuesta política inmediata del Ejecutivo nacional y los provinciales.