Córdoba: nuevamente la policía hostiga a familias que ocupan tierras

La guardia de infantería contra familias sin techo.

En la mañana de este sábado 19 la policía de la provincia de Córdoba realizó un operativo para hostigar a las familias que ocupan terrenos ubicados en Barrio Cabildo, en la capital provincial. De acuerdo al relato de los uniformados, su actuación se debe a un supuesto pedido de la fiscalía del distrito judicial N 2. Las familias rechazaron el operativo intimidatorio.

El despliegue de la guardia de infantería forma parte del constante accionar represivo contra familias sin techo, que buscan hacer efectivo el derecho a la tierra y la vivienda, negado por quienes gobiernan.

Cabe señalar que hace más de una semana las compañeras organizaron una marcha al Ministerio de la Mujer. La movilización arrancó un compromiso de las autoridades para que den respuestas a todo un pliego de reclamos presentados. Además, en el Ministerio de Desarrollo Social, la lucha del Polo Obrero obligó a una reunión en la que también se sacó una respuesta que quedó en hacerse efectiva. Pero solo días después, el gobierno provincial de Juan Schiaretti procede a usar la policía contra las familias sin techo.

El Polo Obrero no dejará pasar este atropello. Por eso el lunes 21 realizará una presentación para que el poder judicial y el gobierno den las explicaciones del caso.

Es necesario que cese el accionar represivo contra las familias sin techo, y un plan de viviendas para garantizar derechos elementales como el de un hogar y trabajo. La consigna «tierra para los trabajadores y no para los especuladores» será la vía para continuar organizando a más familias por todos los reclamos pendientes, y para que la crisis la paguen los capitalistas.

 

También te puede interesar:

Sobre las declaraciones fascistoides de Patricia de Ferrari y la reacción del oficialismo.
A propósito del caso Etchevehere. Farsa y realidad.
El decanato no da respuestas a la grave situación de la materia troncal Psicopatología 1.
Se habrían detectado cambios en el PH del agua. Urge una reforestación y el control popular del uso del suelo.