XXVIII Congreso del Partido Obrero

El debate en la comisión de movimiento piquetero

La comisión votó un ambicioso plan de desarrollo

La comisión de movimiento piquetero del XXVIII Congreso del Partido Obrero representó una novedad. Su existencia está justificada no solo por la importancia del movimiento piquetero en la situación política sino también porque su enorme desarrollo está en la base de una de las tareas centrales que se colocó el Congreso sintetizada en la consigna “Por un movimiento popular con banderas socialistas”. La composición de la propia comisión, con muchos delegados provenientes del Polo Obrero, marca que la semilla para ese desarrollo está puesta.

El movimiento piquetero ganó su protagonismo actual con la lucha y la organización contra el ajuste brutal que lleva adelante el gobierno. La acción directa y el frente único de la Unidad Piquetera contra el hambre y la desocupación conmueven al país. En el debate de la Comisión se destacó también la enorme lucha política contra las “organizaciones sociales” como la Utep, el Movimiento Evita y la CCC que están integradas al Estado y juegan un rol de sostén del gobierno de Alberto Fernández.

La respuesta patronal a la lucha piquetera fue la furiosa campaña contra el Polo Obrero y Chiquito Belliboni por el aporte voluntario del 2% del plan para sostener la organización. Desde el kirchnerismo a TN pasando por los liberfachos de Milei, todos buscaron golpear la movilización independiente con argumentos absurdos, buscando explotar prejuicios de las clases medias.

El planteo de La Cámpora de recuperar la gestión de los planes para el aparato de los intendentes y sus punteros es expresivo de esta situación. Apenas horas después de nuestro Congreso, Cristina Fernández ratificó esta orientación en toda la línea. Sintomáticamente, lo mismo había propuesto Milei apenas días atrás. Si bien la interna con el Movimiento Evita juega un rol, el objetivo central es golpear la organización independiente de los desocupados.

Para transformarse en un movimiento popular con banderas socialistas, el movimiento piquetero debe, por un lado, romper el relativo aislamiento que hoy se presenta en la lucha. Es por eso que la Comisión consideró un acierto la campaña por un paro nacional y un plan de lucha y votó un extendido plan de agitación de fábricas, barrios y lugares de estudio.

A su vez se planteó la necesidad de ampliar el horizonte reivindicativo del Polo Obrero con una agenda de los problemas que afectan a los barrios, donde el problema de la vivienda y la violencia de género aparecen como centrales, pero también el acceso a la salud y la educación pública.

Un rol importante en la ampliación del trabajo reivindicativo lo deben jugar las agrupaciones del Polo Obrero. Miles de compañeros tienen trabajos precarizados en la industria textil, trabajadores de reparto, comercio y la construcción. Un gran paso hemos dado con las Trabajadoras de Casas Particulares en lucha, que hoy pelea por poner en pie su sindicato. También con una agenda de la Juventud del Polo y el Plenario de Trabajadoras, que se movilizará con todo al próximo Encuentro Plurinacional de Mujeres.

Por otra parte, para que el movimiento tenga “banderas socialistas” se requiere una lucha política contra todas las variantes políticas de la burguesía, el kirchnerismo, el Movimiento Evita y los planteos fascistoides de Milei. Para eso debe formar cuadros socialistas y reclutar militantes para la revolución. En este sentido, los círculos partidarios juegan un rol central y deben ser parte del metabolismo del Polo Obrero, compatibilizando sus tiempos marcados por la intensa agenda de lucha.

El suplemento del Polo Obrero en Prensa Obrera es un gran instrumento para acercar a las compañeras y compañeros activistas a nuestra política. Muchos compañeros intercambiaron experiencias sobre el progreso de la venta del periódico, su rol en las asambleas, los círculos y experiencias de reuniones de lectura. Además, la Comisión discutió el relanzamiento del curso “De la lucha contra el hambre a la lucha por el socialismo” y una campaña por el libro “Una historia del movimiento piquetero” que se lanza en el Auditorio de la Facultad de Medicina el miércoles 22.

Con todo este ambicioso plan de desarrollo buscamos arribar con más compañeros organizados al Congreso Nacional del Polo Obrero resuelto para el 11, 12 y 13 de noviembre.