El gobierno amenaza con 250 mil bajas de planes sociales

Mencionan la supuesta compra de dólares y declaración de Bienes Personales, ambos incompatibles con el acceso a los programas.

Alberto Fernández y Victoria Tolosa Paz.

La ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, manifestó que el gobierno dará de baja unos 253.184 programas sociales por supuestas incompatibilidades con la compra de dólares y la realización de declaraciones de Bienes Personales. Esta versión, contradictoria con el sistema de ingreso a los planes, empalma con el reciente decreto del gobierno que plantea achicar la nómina de beneficiarios de los planes y “cambiar” trabajadores desocupados por plata para herramientas.

La información volcada resulta particularmente llamativa porque el Estado cuenta con un aceitado mecanismo de filtro para el ingreso a los programas sociales, por medio de un cruce de datos de distintas dependencias estatales, conocido como SINTyS (Sistema de Identificación Nacional Tributario y Social).

Además, los medios para acceder a la compra de dólares oficiales son cada vez más restrictivos, volviéndose prácticamente imposible que un beneficiario de un programa social pueda sortear dichos bloqueos; por ejemplo, el que opera para quienes hayan accedido al cobro de alguna de las versiones del IFE en 2020, quienes están impedidos de comprar dólares durante 2 años.

Desde la Unidad Piquetera, en un comunicado público, denunciaron que desde el gobierno “manipulan distintas bases de datos, con la intencionalidad de dar bajas, en función del ajuste que les reclama el FMI”, afirmando que “el gobierno quiere dar bajas por este tipo de irregularidades, pero no permite habilitar las altas para los miles de compañeros y compañeras que cumplen los requisitos y vienen reclamando la inscripción” y reclamando que “la forma de terminar con todas las irregularidades es universalizar los programas”.

Desde el gobierno no han ofrecido más precisiones al respecto, ni los motivos de que se haya producido esta supuesta incompatibilidad, pero si han salido a señalar que irán al cruce de datos y a la baja del sector indicado, lo que podría concluir en bajas indiscriminadas con el fin de recortar la plantilla de programas sociales.

El solo hecho de comprar dólares no es ningún indicador de fortuna, riqueza o buen pasar. Muchos trabajadores se han visto empujados a realizar operaciones como la del “dólar Puré”, lo que por momentos permitió obtener un pequeño ahorro que recupere parte del poder adquisitivo perdido por la inflación sin comprometer la capacidad de compra a corto plazo.

El gobierno nacional y la ministra Tolosa Paz toman el libreto de la derecha de los Bullrich y Milei para justificar su ofensiva contra los trabajadores desocupados, tratando de legitimar el recorte que vienen desenvolviendo en la asistencia a los sectores más vulnerables en el marco de lo pactado con el FMI.

Esto se expresa en el reciente decreto antiobrero que restringe el acceso a nuevos beneficiarios de los programas sociales y que le pone precio a la cabeza de cada trabajador, y en los recortes en la provisión de alimentos a los comedores populares.

La Unidad Piquetera se encuentra nuevamente en las calles, con un enorme piquetazo nacional, para rechazar este ataque contra los trabajadores desocupados y precarizados.