El Plenario Piquetero votó un plan de lucha contra al ajuste del gobierno y el FMI

Acampe en la 9 de Julio, movilización al Consejo del Salario, plan de lucha progresivo y marcha federal contra el ajuste.

Foto: Federico Imas @ojoobrerofotografía.

El Plenario Piquetero Nacional acaba de concluir, luego de 36 horas de debates, comisiones, intercambios y votaciones, con más de 3.500 delegados y delegadas de 23 provincias y 130 ciudades de todo el país, resolviendo un plan de lucha progresivo contra el ajuste del gobierno y el FMI, con un acampe el 15 de marzo en la 9 de Julio y la movilización al Consejo del Salario, al día siguiente.

Al término de las deliberaciones en las comisiones, el plenario general de los participantes suscribió un documento, fruto del debate y la preparación de las más de 30 organizaciones piqueteras convocantes, que traza un programa de intervención y un plan de lucha para enfrentar el hambre y la miseria.

Este documento señala que el Plenario Piquetero sesionó un día después de que en Diputados, en el Congreso de la Nación, el oficialismo y la oposición patronal le dieran media sanción al acuerdo ruinoso con el FMI que, en palabras de los convocantes, “será un golpe a les trabajadores, tarifazos, aumento de transporte, salarios, jubilaciones y programas sociales de miseria y que seguirán cayendo por la inflación y una revisión trimestral del FMI, que constituye un cogobierno de hecho con el Fondo”.

El Plenario y la Unidad Piquetera se comprometen a sumar “a todas las acciones que se lleven a cabo para oponerse en las calles al pago de la deuda externa”, además de señalar que este programa de ajuste fondomonetarista viene con represión, como la que se ha visto en Jujuy recientemente, por lo que levantan la consigna de “Fuera Berni y Aníbal Fernández”.

Paro nacional hacia la huelga general

Las organizaciones piqueteras reivindican la unidad de trabajadores ocupados y desocupados, y la unidad de acción en la calle, luchando “por un paro nacional con los sectores combativos de la clase obrera en el camino de la huelga general para enfrentar a los explotadores y sus gobiernos”.

El planteo del movimiento de desocupados, independiente y combativo, es explícito respecto a las reivindicaciones de fondo ante la pobreza y la desocupación: “Defendemos el trabajo genuino, bajo convenio, con plenos derechos y el pase a planta de los trabajadores precarizados por municipios y gobiernos nacionales y provinciales”.

Además, las organizaciones piqueteras denuncian la orientación capituladora de las burocracias de la CGT, CTA y Utep, aliadas del pacto del gobierno y el FMI y de espaldas a las necesidades del pueblo trabajador.

“Los trabajadores del potenciar trabajo, estamos obligados a realizar una contraprestación por poco más de $16.000 por los que realizamos todo tipo de tareas que deberían ser realizadas por el Estado”, señalaron desde el documento votado, en clara referencia a la precarización laboral y al escaso ingreso de 1.200.000 trabajadores y trabajadoras.

También reclamaron por la libre elección de cada compañero y compañera respecto al espacio con el cual organizarse, en clara referencia a la medida adoptada por el ministro Juan Zabaleta, tendiente a obligar a cooperativistas y trabajadores precarizados a estar bajo la órbita de los intendentes y sus punteros municipales.

El Plenario Piquetero Nacional implica un nuevo salto en la organización del movimiento piquetero, trazando un programa para la etapa de ajuste fondomonetarista y un plan de acción, que comienza la semana próxima con acampe y movilización y que se irá desenvolviendo semana a semana, con movilizaciones, cortes de ruta y acampe de 48 horas, frente a Desarrollo Social, el 31 de marzo; movilizaciones, cortes y una movilización extendida a Desarrollo Social en Buenos Aires y en todo el país el 13 de abril, y la preparación de una gran marcha federal contra el ajuste y por todas las reivindicaciones. Una clara señal de que el movimiento piquetero no se doblega ante las amenazas y medidas del gobierno y los capitalistas, y persiste en la lucha por una salida de los trabajadores.