tucumán

El Polo Obrero y la lucha de los trabajadores del citrus

La unidad de ocupados y desocupados en la lucha.

En los últimos días el Polo Obrero de Tucumán participó de extensas jornadas de cortes de rutas y puentes junto a trabajadores del citrus. La lucha tiene que ver con una desastrosa paritaria firmada por la burocracia de Uatre, que deja nuevamente el salario de cosecheros y trabajadores de empaques en los márgenes de la pobreza.

La participación del Polo fue recibida de la mejor manera por los trabajadores, en sus redes sociales saludaron la solidaridad del Polo y las jornadas los cortes se organizaron en forma conjunta, todo con absoluta naturalidad. Lo que sucede es que dentro del Polo Obrero hay trabajadores temporarios y en negro de distintas ramas; trabajadores del citrus, del arándano, que participan de la cosecha de la caña de azúcar, trabajadoras de casas particulares, docentes desocupados y, por supuesto, estudiantes de todo tipo.

Decenas de compañeros marchan con el Polo regularmente y durante la cosecha del limón van a las fincas a trabajar en negro. Esposas de cosecheros sostienen los comedores del Polo y estos mismos trabajadores mandan a sus hijos a los merenderos que se arman en los barrios para paliar un poco la miseria reinante. El Polo Obrero se metió de lleno en la lucha de los limoneros porque percibe a cientos de estos trabajadores como parte integrante de una lucha propia y de carácter más general.

Cuando algunos periodistas entrevistaban a compañeras del Polo en los cortes no podían comprender cabalmente que hacíamos allí. Están contaminados por la idea que de que cada cual debe cuidar su rancho, es decir, que un trabajador debe luchar solo por sus intereses gremiales sin importar lo que le ocurra a la clase obrera de conjunto. Esta idea es promovida desde hace años por el peronismo para dividir a la clase obrera en función de intereses patronales. El Polo actúa de otra manera, se solidariza con las víctimas de gatillo fácil, de violencia contra la mujer, víctimas de la precarización laboral, de aquellos que han perdido su vivienda o buscan tener una, de los trabajadores que son despedidos, de los que pelean por un salario mejor y, por supuesto, de los que luchan por un trabajo genuino.

La burocracia de Uatre tomó nota de esta unidad de acción y salió por los medios de comunicación a “denunciar” que el Polo estaba en los cortes, la respuesta fue inmediata: sí estamos y seguiremos estando. Los burócratas al servicio de las patronales tratan de aislar a su base para impedir que esta se relacione con otros trabajadores, pretende mantenerla bajo control con el cuento de que cada uno debe luchar por lo suyo. La intervención del Polo está dirigida a demostrar que la clase obrera es una sola y que los laburantes debemos ser solidarios entre nosotros. El triunfo de la lucha de los limoneros fortalecerá al Polo Obrero en su incesante búsqueda de trabajo genuino.

Las presiones del sistema para que cada organización se consume en su propio jugo son diarias y constantes. Una secta es justamente una organización que está fuera de la lucha de clases que, sin importar lo que ocurra, se ocupa solamente de sus propios problemas. El gobierno empuja a las organizaciones piqueteras y a los sindicatos en este camino constantemente, les ofrece alguna prebendas con la condición de que abandonen las luchas de conjunto. La pelea del Polo Obrero es la de una organización que lucha por trabajo genuino junto a la clase obrera ocupada, pero con la mira puesta en que los trabajadores deben gobernarse por sí mismos.

También te puede interesar:

Alberto Fernández recorta recursos de los pobres para entregarlos al FMI.
Se realizó una asamblea convocada por el Polo Obrero. Estuvo presente la concejala del FIT, Cintia Frencia.
Organizado por el Polo Obrero y el Partido Obrero.
Gran movilización de la militancia del Partido Obrero, la CSC, la UJS, el PdT y el Polo Obrero.