13/05/2004 | 850

Gran paso de los vecinos de «El Bosque»

Más de 150 familias de la toma “El Bosque” llevamos más de tres años luchando por la tenencia de las tierras que ocupamos. Hemos soportado a los gobiernos de turno y sobrevivido sin servicios, inundados en el frío invierno y sin agua en el verano. A partir de la participación de una delegación del Polo en las últimas Asambleas Nacionales comenzamos a organizar la reivindicación de la vivienda en el barrio. Luego de asambleas y petitorios, y sorteando las maniobras de los punteros del MPN y del PJ, desembocamos en una gran movilización el jueves 29 de abril a la Legislatura provincial, donde logramos arrancar un acta-acuerdo de la Comisión de Asuntos Vecinales para sancionar en 45 días una ley de expropiación de las tierras y habilitar así la escrituración de los lotes a favor de los ocupantes.


Es necesario defender este paso adelante con organización y lucha. No debemos confiar en ningún concejal ni legislador patronal… La titularización de los lotes, como la satisfacción del resto de los reclamos, sólo será obra de los propios vecinos organizados.


Los vecinos tenemos claro que ahora vendrá la etapa de lucha más compleja, porque se discute quién se hace cargo de la expropiación y del pago, si la provincia o el municipio. El municipio de Plottier está en ruinas, con una deuda de 2 millones de pesos con los bancos y una lluvia de juicios laborales; y la desocupación y trabajo en negro está en aumento.


Los trabajadores corremos el riesgo de pasar otro invierno sin los títulos en la toma. El Partido Obrero y el Polo Obrero plantean que las tierras de la especulación inmobiliaria no deben ser pagadas. El dinero que se asigne debe tener un fin social, destinándose a la construcción de las viviendas populares y sueldos de los propios vecinos desocupados.

También te puede interesar:

"Luz y agua para Malabrigo, basta de arbitrariedad estatal", reclamó Soledad Díaz, junto a Emanuel Berardo, presentes en la acción de lucha.  
Se trata de ocupaciones que no tienen servicios esenciales como agua, luz, gas y recolección de residuos.
Decenas de familias marcharon desde el Obelisco a la Legislatura porteña, tras ser desalojados brutalmente por el gobierno de Larreta.