26/09/2001 | 723

Gran piquetazo en Capital

Por N.P.

El corte de Avenida de Mayo frente a la Jefatura de Gobierno fue un éxito.


Por la masiva presencia de 800 compañeros, por la combatividad exhibida durante una jornada ininterrumpida de cánticos y pulseada con la cana frente a los hidrantes y carros de asalto, por la gran cantidad de barrios representados, por su repercusión y por la batalla política librada con el Gobierno de la Ciudad.


Los 120 compañeros de La Lechería, en plena lucha contra la represión policial sufrida, contra su desalojo y por la adjudicación de los fondos para sus viviendas, sea allí o en otra parte, ganaron por su masividad en la columna del Polo Obrero. Pero también llegó Ciudad Oculta con las familias que pelean contra el desalojo del nuevo asentamiento y su comisión de desocupados; llegó Sarandí, con su cartel y su gente, y llegaron numerosas delegaciones de Barrio Rivadavia, de la Villa 1-11-14 de Bajo Flores, de la Comisión de Desocupados de Almagro, de la ex-plaza del aguante de Bajo Flores, de la Villa 31, de San Telmo y de la Villa 21-24.


La CCC aportó un contingente sensiblemente menor pero bullanguero, también de distintas barriadas y con una destacada representación de la Villa 31, e incorporó a activistas cartoneros con sus reclamos. Brillaron por su ausencia las comprometidas presencias de grupos del Mtl y el Mst, de cuya lucha barrial en Capital no tenemos registro.


El gobierno de Ibarra, que el día anterior había llamado a una frustrada reunión, intentó no recibirnos, al punto que a las 6 de la tarde se oyó el sellado con clavos de la entrada principal, mientras el ingreso era bloqueado por una hilera de policías. Los ánimos se caldearon y una Asamblea de piqueteros resolvió acampar en el inhóspito, pero políticamente sensible ingreso a la Plaza de Mayo.


Así las cosas, a las 7 de la tarde, una delegación de ocho compañeros ingresaba a una entrevista con un miembro del gobierno y tres asesores. La reunión estableció cursos de acción muy importantes en cuanto a alimentos, puestos, becas y defensa contra los desalojos, que se concentran en una importante reunión que se realizará con varios miembros del Gabinete de la Ciudad, el 26 de septiembre.


El cumplimiento de los compromisos dependerá de la firmeza de la movilización y el crecimiento de la organización del movimiento piquetero de la Capital, que comienza a mostrar evidencias de haber llegado para quedarse y de empezar a hacer temblar la estructura de punteros y burócratas de las villas y barriadas de trabajadores.


El petitorio entregado


1) Las organizaciones firmantes reclamamos en primer lugar el cumplimiento de compromisos asumidos por el secretario de Relaciones Institucionales y miembros de Promoción Social el 31 de julio pasado. A un mes y medio de aquel compromiso no se otorgó un solo bolsón de alimentos del pedido de emergencia realizado, de 830 unidades. Solicitamos su entrega inmediata y la asignación permanente (quincenal) sobre padrón, de cada una de las organizaciones, atendiendo la urgencia de hambre más perentoria de las miles de familias aquí representadas. Igualmente el otorgamiento de las raciones faltantes en comedores y merenderos puntuales de cada barriada representada.


2) Sobre el otorgamiento de puestos de trabajo, los avances han sido irrisorios en relación al número de compañeros sin trabajo representados por nuestras organizaciones, en relación al conjunto asignado por el gobierno y, mucho más todavía, respecto del vertiginoso aumento de la desocupación en la Capital. Solicitamos reasignaciones presupuestarias de urgencia para ampliar los planes de la Ciudad. En segundo lugar, no se realizó la reunión conjunta Nación-Ciudad para la asignación de cuotas de planes nacionales cuya concreción y otorgamiento de puestos requerimos de inmediato.


3) Reiteramos el pedido de becas estudiantiles sobre requerimientos de organizaciones barriales y estudiantiles.


4) La represión sufrida por los habitantes de La Lechería -Caracas 2785-, con decenas de policías, guardia de infantería, rotura de innumerables puertas, robos a los vecinos y manifestaciones policiales de persecusión política, constituye un hecho de extrema gravedad que denunciamos y sobre el cual exigimos investigación y castigo a los responsables. Estos actos, como la represión sufrida en Ciudad Oculta, continúan el proceso de expulsión de las familias carenciadas en marcha en la Capital. Reclamamos la suspensión de todos los desalojos por un año. El cumplimiento de los proyectos de expropiación y autoconstrucción o autogestión de La Lechería y demás proyectos de escrituración definitiva de tierras, de acuerdo a los reclamos de cada una de las villas de emergencia.


5) Apoyamos el reclamo de los habitantes del Padelai, para que se reconozca su derecho de propiedad sobre ese predio y, sobre esa base, se dé solución a su reclamo por una vivienda digna.


6) Apoyamos el reclamo de los compañeros del edificio de Sarandí 855, así como el de los compañeros de los hoteles de paso. No a su desalojo: por una solución definitiva de vivienda para todos los trabajadores de la ciudad sin techo y bajo amenaza de desalojo.


7) Por un inmediato censo en la Villa 21-24 y posterior elección de delegados por manzana. Reconocimiento de su cuerpo de delegados como entidad representativa de este barrio.


8) En consonancia con los reclamos de la Asamblea Nacional Piquetera, cuyo programa cumplimos en el día de la fecha, reclamamos la libertad y desprocesamiento de todos nuestros luchadores, la derogación del ajuste del Déficit Cero y la anulación del presupuesto del hambre que el gobierno nacional ha enviado al Parlamento.


9) Libertad de trabajo para los cartoneros de la ciudad. Basta de persecusión contra ellos.

También te puede interesar:

Comunicado del Frente de Lucha Piquetero.
Martes 4 de Mayo 12 hs. en el Obelisco conferencia de prensa y plan de Lucha de la Unidad Piquetera que reúne más de 30 organizaciones nacionales.
Miércoles 31 y jueves 1°, acciones en las rutas de la provincia.
Un triunfo del activismo y los trabajadores contra la regimentación de la protesta.
Con una jornada en distintos puntos del país reclaman un bono compensatorio de $15.000 y un fin de año sin hambre.