Jornada piquetera contra el FMI y el ajuste

Movilizaron a Plaza de Mayo contra el pago de la deuda, por trabajo genuino y aguinaldo.

foto Willy Monea Ojo Obrero Fotografía

Las organizaciones piqueteras combativas e independientes del Estado concentraron, con cortes, en distintos puntos de la Av. 9 de Julio, en el corazón porteño, para dirigirse luego a Plaza de Mayo en una acción de repudio al pacto con el FMI y el ajuste, y de reclamo de trabajo genuino, aguinaldo y alimentos.

La marcha tuvo tres puntos de partida, con columnas que se concentraron en Av. de Mayo y 9 de Julio, Obelisco y Av. Belgrano y 9 de Julio, para luego movilizar y realizar un acto de cierre a las 14 horas en Plaza de Mayo.

Desde las convocantes, que nuclean a diversas organizaciones de la Unidad Piquetera, entre ellas el Polo Obrero, denunciaron que ningún trabajador puede estar cobrando por debajo de la Canasta Básica de $75.000, en clara referencia a los trabajadores precarizados del Potenciar Trabajo –y otros-, quienes se encuentran percibiendo $16.000 de miseria.

A su vez, reclamaron por el pago del aguinaldo completo de fin de año, el cual muchas veces es reemplazado por el gobierno por un bono acotado e insuficiente. También denunciaron los límites en la variedad, calidad y cantidad de alimentos que reciben los comedores populares, los cuales juegan un papel imprescindible en la alimentación de las familias obreras.

En el acto de cierre, Eduardo Belliboni, del Polo Obrero, manifestó que “el movimiento piquetero no ha dejado ni una semana sin salir a la calle, aún bajo la pandemia (…) (cuando) se desarrolló un ajuste brutal contra los trabajadores y trabajadoras; se atacó la jubilación y a los jubilados; se atacó el salario de lo0s trabajadores mediante el proceso inflacionario alentado por el gobierno; se siguió pagando una deuda externa que es una carga enorme para los trabajadores y trabajadoras. En ese cuadro, este movimiento piquetero estuvo en las calles peleando a brazo partido contra ese ajuste”.

En tónica con estas declaraciones, desde las organizaciones que nuclean a una parte importante de los trabajadores desocupados y precarizados denunciaron el envío del gobierno de Alberto Fernández al Congreso del “programa económico plurianual”, que implica una hoja de ruta de ajuste fondomonetarista, con énfasis en la reducción del gasto social y una política de ajuste fiscal que golpeará fuertemente sobre los trabajadores y los sectores más pobres.

Cuando el país más necesita de una inversión de recursos para reactivar la industria y la obra pública, generando millones de puestos de trabajo y mejorando la calidad de vida y los ingresos de la población trabajadora, el gobierno y la oposición patronal se disponen a avanzar en sentido contrario, recortando el gasto público y cercenando derechos obreros por medio de reformas estructurales, avances antiobreros en los convenios y lugares de trabajo y liquidando la precaria asistencia social para transferir esos recursos a las patronales por medio de subsidios, como el plan empalme.

Al concluir su intervención, Belliboni señaló que “si hay pago de la deuda entonces no hay salario, no hay aguinaldo, no hay trabajo, no hay atención a los comedores populares que desbordan por la hambruna que descarga el gobierno sobre los trabajadores (…) reclamamos el no pago de la deuda, la ruptura con el FMI, pero vamos con todo el aguinaldo, porque si no hay aguinaldo le vamos a acampar al gobierno en el medio de la 9 de Julio, con miles y miles de piqueteros.

También te puede interesar:

Y un apriete a la oposición para que ponga sus huellas en la entrega.
Una importante reunión de organizaciones acordó las consignas para el 11 de diciembre.
La merma en las reservas responde a la fuga de capitales que el gobierno promueve.