Lanús: la policía contra familias sin techo

Vecinos del barrio Acuba II realizaban una permanencia en terrenos en desuso.

Desde hace una semana, cerca de 100 familias del barrio Acuba II (Lanús Oeste), están en pie de lucha por tierra y vivienda. Se encontraban permaneciendo en una franja de tierras sin uso alguno, lindera con el barrio. La policía desplegó un gran operativo con decenas de efectivos en la noche del sábado con el objetivo de desalojar a las familias. Los gobiernos, tanto el municipal, como el provincial y el nacional, en lugar de dar una respuesta a los problemas acuciantes de la población recurren a la represión. La situación que ha llevado a los vecinos a dar esta pelea es el desesperante cuadro de crecimiento de la miseria y el desempleo que tiene una de sus consecuencias más gravosas en la imposibilidad de acceder a viviendas dignas.

Todo el barrio Acuba II, para empezar, se caracteriza por una urbanización precaria, sin provisión de servicios elementales, donde todo fue realizado con el esfuerzo de los vecinos. Las familias viven en un contexto de superpoblación habitacional, ya que los alquileres o el acceso a una vivienda es imposible para los trabajadores del barrio. Ni durante los extensos periodos de gobierno municipal del PJ, ni en los dos mandatos que lleva como intendente Néstor Grindetti (Juntos x el Cambio) se llevó adelante ningún plan de urbanización real, ni en Acuba II ni en todo Lanús, distrito que se caracteriza por una crisis habitacional y urbana estructural.

Los vecinos en lucha reclaman la asistencia del municipio y la satisfacción de reclamos inmediatos para las familias que están permaneciendo en ese terreno en desuso con el objetivo de avanzar en su urbanización. En primer lugar, el desmalezado, el retiro de la basura del lugar y el tendido eléctrico, así como la provisión de agua y alimentos. Desde un primer momento, el Polo Obrero de Lanús se hizo presente participando de la acción de lucha, así como poniendo en pie una olla popular.

La situación de las familias del barrio se replica en toda la provincia de Buenos Aires, como se expresó en la recuperación de tierras de Guernica del 2020, así como en la multitud de luchas por tierra y vivienda que recorrieron al conjunto del país. La falta de acceso a la vivienda retrata como pocas cosas a un régimen incapaz de dar una salida a los problemas más elementales de la población. La no renovación de la suspensión de aumentos en los alquileres así como de los desalojos agrava este cuadro. De la mano de la política de ajuste fondomonetarista en la que está embarcado el gobierno nacional de Alberto Fernández la situación no hará más que agravarse.

El municipio de Lanús debe dar asistencia y respuesta inmediata a las familias del barrio en la perspectiva de una urbanización del lugar. Los vecinos están decididos a continuar con su lucha y organizados a pesar del accionar policial hasta que sus reclamos sean satisfechos.
 

 

También te puede interesar:

Fiesta clandestina, impunidad empresarial y  protección estatal.
Paritarias de comercio, la historia se repite y crece la bronca en los trabajadores el gremio.
“Fuego amigo” de Kicillof y complicidad de Baradel.
Ante el aumento de los llamados al 144 nacional, se habilitó el 0800-999-PARÁ (7272).