Piqueteros acamparon frente a Desarrollo Social y en todo el país

La Unidad Piquetera profundiza la lucha contra el ajuste y los 160.000 despidos en el Potenciar Trabajo.

Acampe Piquetero/ Foto: Gentileza de Andrés Pelozo

La Unidad Piquetera acampó frente a Desarrollo Social de Nación y en diversos puntos del país, en una jornada piquetera nacional en rechazo a la política de ajuste del gobierno nacional que implica el despido de 160.000 trabajadores precarizados del Potenciar Trabajo, demoras y faltantes en los alimentos, desocupación e ingresos barridos por la inflación.

La medida piquetera contó con miles de manifestantes montando sus carpas en las calles de la Ciudad de Buenos Aires, quienes amanecieron luego de una contundente jornada de lucha que comenzó el pasado miércoles 15 a las 15 horas, con movilización.

Las organizaciones de la Unidad Piquetera denunciaron que la metodología de auditoría virtual impuesta por el gobierno y su ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, han dejado a decenas de miles de trabajadores sin la oportunidad de actualizar sus datos. Reclamaron que el gobierno habilite puntos físicos para quienes no disponen de recursos materiales para cumplir con el procedimiento.

Se trata de 160.000 bajas en el Potenciar Trabajo que impulsa Tolosa Paz y que se dan en medio de una caída de la actividad económica y la industria, y en el marco de una pérdida del poder adquisitivo de los salarios, que afectan a una mayor desocupación y dificultades económicas para las familias obreras.

Los recortes del gobierno se inscriben en la línea del pacto con el FMI, en la búsqueda de achicar el gasto público para promover el ahorro fiscal que garantice la cobertura de las acreencias del capital financiero.

Esto también se expresa en el ajuste en el salario mínimo, del cual dependen los programas sociales, con aumentos por debajo de la inflación, licuando así los ingresos populares y achicando el consumo de la población más vulnerable. A esto también debemos sumarle los topes salariales que afectan al conjunto de la población trabajadora y achican aún más el consumo.

Desde la Unidad Piquetera manifestaron que mientras el gobierno ajusta los ingresos populares también restringe la entre de los alimentos a los comedores populares, donde cada vez asisten más comensales producto del desarrollo de la crisis política, económica y social.

Reclamaron “que se suspenda todo ajuste a los que menos tienen, que se abran los programas para los que lo necesitan, y se aumente el monto miserable que cobran lxs compañerxs que tienen un Potenciar Trabajo”, en el marcos de un pliego de reivindicaciones por trabajo genuino, aumento de los programas sociales y asistencia integral a los comedores populares.