Juventud

14/2/2024|1686

Primeras conclusiones del Campamento de la UJS y la JPO

Participaron más de 500 jóvenes

Foto: Aluminé

Este fin de semana, más de 500 jóvenes de la Ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires y Chubut participamos del Campamento de la Unión de Juventudes por el Socialismo (UJS) y la Juventud del Polo Obrero (JPO). Como señalamos desde el primer día de su convocatoria, el campamento tuvo su eje principal en la construcción de una juventud socialista para enfrentar a Milei y buscó dotarnos de las herramientas necesarias para afrontar esta tarea política.

Vigencia de la lucha por el socialismo

El curso de formación política de esta edición del campamento tuvo como eje principal la lucha por el socialismo en esta etapa. Mientras Milei vocifera en sus discursos que el capitalismo triunfó, lo cierto es que este se encuentra en su fase decadente, con fuertes choques comerciales y guerras entre las potencias imperialistas. El peso de la crisis mundial es descargado por los capitalistas y sus gobiernos sobre los trabajadores, lo que viene llevando a grandes levantamientos en todo el mundo; esto marca la vigencia de lo señalado por Lenin hace más de 100 años atrás: nos encontramos en una etapa de guerras y revoluciones.

En la primera clase, “Marxismo y liberalismo”, a cargo de Juan García (dirigente del Partido Obrero), buscamos desmitificar los postulados básicos del liberalismo. En la segunda clase, “¿Capitalismo para siempre? La Vigencia de la revolución de octubre”, a cargo de Néstor Pitrola (dirigente del PO), estudiamos las conquistas históricas del proceso revolucionario ruso, así como también la traición llevada adelante por la burocracia estalinista; esto, buscando entender a las razones de fondo de la caída de la URSS y de la profundización de la crisis capitalista que trajo la restauración en los exestados obreros, y desmitificando así la idea del “fin de la historia” planteada por Fukuyama y la intelectualidad burguesa. Por último, en la tercera clase, “La crisis mundial y la construcción de un partido revolucionario”, Gabriel Solano (dirigente del PO) detalló a fondo el agravamiento de la crisis mundial, resultado de las disputas comerciales y bélicas entre las potencias, reforzando la necesidad de construir un partido internacional de la clase obrera que pueda enfrentar la ofensiva capitalista contra los trabajadores en todas sus variantes, ya sea en la versión ultraderechista o fascistizante de los Milei, Trump, Bolsonaro o Meloni, o en la de los “progresistas” de Biden o Lula.

Las tareas de la juventud en la etapa

En la apertura del campamento, el dirigente nacional de la UJS Santiago Nuñez señaló que el triunfo de Milei produjo un cimbronazo político en todo el país, pero en especial en la juventud. Su programa de ofensiva contra la clase obrera y su intento de concentrar en su figura todo el poder del Estado llevaron a que sectores cada vez más crecientes de la juventud comiencen a deliberar. Es necesaria una rápida respuesta para enfrentarlo.

Para discutir cómo afrontar esta etapa, el campamento contó con comisiones de universidad (que contó con la participación de Vanina Biasi e Ileana Celotto, referentes gremiales en la UBA y dirigentes del PO), cultura, terciarios, secundarios, ambiente y mujeres y diversidades.

Cómo enfrentar a Milei

El cierre del campamento estuvo a cargo de nuestros compañeros Romina del Plá y Eduardo Belliboni -dirigente nacional del Polo Obrero. Romina, diputada nacional del PO y dirigente nacional de Tribuna Docente, denunció al conjunto del régimen político y la burocracia sindical por su complicidad con el ajuste de Milei. “Chiquito” Belliboni, coincidiendo con Romina, hizo una especial referencia a nuestro compañero Mariano Ferreyra, compañero de la UJS de Avellaneda asesinado hace 13 años a manos de una patota de la burocracia sindical de José Pedraza (Unión Ferroviaria). A su vez, denunció el vaciamiento a comedores populares, al mismo tiempo que alertó sobre la creciente criminalización del movimiento piquetero y en particular del Polo Obrero.

La UJS tiene como desafío principal convertirse en un canal para que la juventud desarrolle sus luchas por el empleo, la vivienda y por la educación con el conjunto del pueblo trabajador. La lucha por la recuperación de los gremios y los centros de estudiantes debe ir de la mano de una participación activa en todas las asambleas barriales y comedores populares.

La construcción de una juventud revolucionaria, organizada en un partido que forme parte de todas las luchas populares, será la mejor forma de aportar al desafío de hacer caer las reformas y al gobierno de Javier Milei.