29/09/2020

28S en Córdoba: marcha y pañuelazo por el aborto legal

En el Día por el derecho al Aborto Legal en América Latina y el Caribe, cientos de compañeres marcharon al Arzobispado cordobés.

Mujeres y disidencias salieron a las calles por el aborto legal, la separación de la iglesia del Estado, educación sexual integral laica, presupuesto para la salud y el rechazo a la deuda con el FMI. Pese a encontrarnos en el pico más alto de contagios por la pandemia, la movilización se llevó a cabo -con estrictos protocolos sanitarios-, bajo la comprensión de que sin aborto legal las mujeres siguen muriendo en la clandestinidad, con el agravante de la pandemia que refuerza la violencia en los hogares y los embarazos no deseados.

La destacada columna del Plenario de Trabajadoras expresó una de las luchas más sentidas que hoy atraviesa el país, la de la tierra para vivir. Las compañeras que vienen desarrollando las ocupaciones de tierra en la provincia dijeron presente al grito de “ni una menos sin vivienda”, remarcando en este punto que es imposible tener una planificación familiar y ejercer el derecho a la maternidad, bajo la extrema pobreza que azota el país y la provincia.

 

 

Mientras que en Córdoba no está garantizado siquiera el derecho a la interrupción legal del embarazo (ILE) -prueba de eso son las denuncias por falta de misoprostol y hospitales enteros que se resguardan en la objeción de conciencia-; el gobierno nacional ha descartado el aborto legal de la agenda. Alberto Fernández primero desplazó el proyecto de la Campaña por uno propio, del que no se conoce ni una sola línea y luego directamente descartó tratarlo este año, bajo la excusa de la pandemia (¡!). No obstante, las condiciones de extrema precariedad e insalubridad que impone la clandestinidad del aborto, insume numerosas camas de terapia intensiva y personal especializado en la atención de mujeres con riesgo de vida. En Argentina se realizan más de 400.000 abortos por año y 30 mil mujeres son hospitalizadas por esta causa.

Las mujeres exigimos en las calles que se apruebe el proyecto de la Campaña, que expresa el trabajo colectivo con las organizaciones de mujeres y su lucha por conquistarlo. A diferencia del proyecto del oficialismo, que no conocemos porque ha sido discutido a espaldas del movimiento y en estrecho vínculo con el clero.

 

 

Es por eso que esta gran jornada de lucha internacional finalizó con un pañuelazo en las puertas del Arzobispado, denunciando la connivencia entre la Iglesia y el gobierno. “El costo de esta alianza es el sometimiento de miles de mujeres, niñas y disidencias a la sumisión, la opresión y a una de las formas de violencia más brutales, ser obligadas a abortar en la clandestinidad”, denunció, entre otros aspectos, el documento en común resuelto en asamblea.

Desde el Plenario de Trabajadoras seguiremos firmes, en cada instancia de lucha por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, porque no queremos ni una sola muerta más. La deuda es con nosotras, no con el FMI.

 

También te puede interesar:

Los jóvenes fallecieron luego de una brutal persecución policial.
Con la convocatoria, los reclamos ambientales en la provincia y la ciudad tendrán un punto de apoyo.
A dos años de los hechos, la fiscalía pretende cerrar la causa sin ningún responsable condenado.
Sucedió en la localidad de El Brete, cerca de Cruz del Eje.
Con la venia de Cristina y los “nacionales y populares”.
La marcha cuestionó el ajuste de quienes gobiernan, fue impulsada por el Polo Obrero y otras organizaciones del Frente de Lucha.