01/06/2017 | 1460

3J: volvamos a las calles


La marcha de este sábado 3 volverá a sacudir a las principales capitales del país. 


 


Desde hace dos años atrás, la lucha contra la violencia a la mujer ha quedado definitivamente inscripta en la conciencia popular.  


 


Pero, además, ha quedado retratada la responsabilidad del Estado y de la organización social a la que ese Estado sirve. 


 


La opresión a la mujer, en el trabajo y en el hogar, es un capítulo -pesado y brutal- de la opresión que se descarga sobre todos los explotados.  


 


El régimen que sustenta la discriminación laboral y social a la mujer; que le niega el derecho al aborto legal, que la condena al infierno de la trata y a la esclavitud sexual,  ese mismo régimen le niega a la mujer los recursos elementales para asistirla, cuando resulta violentada o agredida. 


 


Esa asistencia sufre recortes presupuestarios o termina siendo privatizada en favor de los agentes del clero. 


 


En oposición al Estado cómplice, luchamos por un Consejo Autónomo de Mujeres, con representantes electas y revocables, independiente de los gobiernos de turno y de la Iglesia, para que asuma integralmente la defensa y protección de la mujer y las organice en la lucha por sus derechos.


 


El sábado 3 marchemos masivamente por derechos laborales para las mujeres, socialización de las tareas domésticas, aborto legal seguro y gratuito, acceso a la vivienda, independencia económica, salario mínimo igual al costo de una canasta familiar; por asistencia gratuita, con personal profesional de planta bajo control de las organizaciones de mujeres, a la mujer agredida. 


 


Volvamos a las calles, para que “Ni una menos” se convierta, definitivamente, en un derecho irrenunciable. 

También te puede interesar:

A ocho meses de su aplicación, solo 837 mujeres tuvieron acceso.
Una victoria del movimiento de mujeres. Vamos por la Casa Refugio y atención integral a la victima y su familia.
La estafa de las políticas económicas de género durante la pandemia.
A propósito de los proyectos sobre penas de prisión a quienes violan medidas judiciales de restricción.
José Antonio Rangel Moyeton asesinó a su expareja, Mayerling Mariana Blanco Bravo, frente a su hijo de tres años.