15/09/2020

Asamblea de mujeres en la recuperación de tierras de Guernica

Hoy movilización al municipio 14h en Hipólito Yrigoyen y Malvinas Argentinas, Guernica. No al desalojo. Tierra para vivir.
Por Rosalía Rodas Plenario de Trabajadoras zona sur

Este domingo 13 desde el Plenario de Trabajadoras y el Polo Obrero realizamos una reunión abierta asamblearia de mujeres en la ocupación de Guernica, donde más de 2.500 familias pelean por el legítimo derecho a la vivienda desde hace casi dos meses. Fue parte de la misma la compañera Vanina Biasi, dirigente nacional del Plenario de Trabajadoras y del Partido Obrero.

Esta reunión sirvió para ratificar algo que venimos sosteniendo desde el primer día las organizaciones que apoyamos la “toma”: las miles de familias que se encuentran repartidas en este enorme predio de 100 hectáreas están allí por la necesidad de tener un lugar para vivir.

Sonia nos cuenta que ella es trabajadora de casas particulares y durante la pandemia no pudo seguir trabajando. Su marido es trabajador de la construcción y estuvo mucho tiempo parado, recién hace poco empezó de nuevo a hacer alguna changa. En octubre se les vence el contrato del alquiler, sin embargo la dueña ya les pidió irse porque vendió la casa. “No tenemos a donde ir, yo le pedí que al menos nos cumpla el contrato y nos deje hasta octubre. Por eso me vine acá cuando me enteré de la toma: cuando me desalojen en octubre no tengo donde ir, voy a terminar en la calle”. El caso de S es uno de tantos: trabajadoras y trabajadores que perdieron su empleo (formal o informal) en el medio de la cuarentena y no pueden afrontar el pago de un alquiler mensual, y mucho menos el inicio de un nuevo contrato. Dependiendo de la zona y del inmueble, estamos hablando de un promedio de $50.000 solo para ingresar. Desde distintos medios de comunicación oficialistas se acusó a estas familias de “delincuentes”, incluso el propio gobierno habló de “ilegalidad” y “delito”. Sin embargo podemos ver que estos mismos calificativos no parecen ser aplicables a los especuladores inmobiliarios que hacen negocios con la necesidad elemental de la gente de tener una vivienda.

El relato de Marcela es similar, pero desde otra perspectiva. Ella vivía en CABA, en un monoambiente con su hija, por el que pagaba entre alquiler y expensas $33.000, sin contar los servicios. Trabaja tres turnos, tiene un salario en blanco y presentó varias veces el pedido de un crédito hipotecario para comprar una casa, porque le es imposible sostener ese alquiler. El relato de M lo que demuestra es que el nivel de pauperización abarca a sectores cada vez más grandes de la clase obrera y los empuja a tener que “ocupar” tierras, porque de otra manera es insostenible. Esto muestra que la recuperación de tierras ociosas del municipio de Blanca Cantero, la intendenta de Presidente Perón, está protagonizada no solo por personas en situación de calle o extrema pobreza, sino también por trabajadores y trabajadoras ocupados, quizás con salarios en blanco, pero que aun así no logran llegar a cubrir el pago del alquiler y el resto de la canasta básica.

La violencia de género, un motivo más para luchar por la tierra

Otro elemento que predominó en la charla fue que muchas mujeres de la ocupación están allí porque se fueron de casas donde se ejercía contra ellas y/o sus hijas e hijos distintos tipos de violencia. El hacinamiento (varias personas y familias en el mismo terreno o incluso la misma casa), que es común en un alto porcentaje de las clases populares, genera un contexto favorable para que las mujeres y las niñeces estén expuestas a abusos, maltratos, golpes, etc. Un femicidio cada 23 horas en esta cuarentena, el aumento de las llamadas al 144 buscando ayuda por todo tipo de situaciones de violencia son las pruebas más brutales de todo esto. Muchas mujeres están solas con sus hijos/as y ven en esta ocupación de tierras la posibilidad de huir del horror de los abusos y los golpes.

La disposición a la lucha, lo mejor de la asamblea

Un elemento a destacar es la enorme voluntad de lucha de estas mujeres. Todas ellas manifestaron estar dispuestas a resistir hasta el final el posible desalojo planteado para el 23, 24 y 25 de este mes. También entendían la importancia de las movilizaciones al centro del poder político de Presidente Perón e incluso plantearon que si había que ir a La Plata o a Plaza de Mayo estarían dispuestas, porque saben que están luchando por un derecho que les corresponde a ellas y sus familias. Varias mencionaron el trato diferencial del gobierno de Kicillof con la policía bonaerense, para la que hubo aumento y garantía de impunidad. En cambio al pedido de vivienda digna que hicieron las 2.500 familias de Guernica que ocuparon una tierra sin dueños y que era un basural, el gobernador y la intendenta respondieron con represión y amenazas con patotas. En ese sentido, Doris comentó: “a nosotras nos mandan el helicóptero a espiarnos y asustarnos”, en referencia a que durante el sábado un helicóptero de la policía bonaerense voló bajo por sobre todo el predio amedrentando y sacando fotos.

Fue interesante ver cómo varias de estas mujeres tienen ya experiencias de lucha que las han llevado a enfrentarse otras veces al Estado: es el caso de Brisa, que protagonizó las tomas de escuelas del 2015 en CABA, por el reclamo de mejoras edilicias.

A pesar de la dureza de la vida a la que el sistema las ha expuesto, estas mujeres han luchado y seguirán haciéndolo por lo que les corresponde. Se notaba un gran entusiasmo y expectativa por la movilización de este martes a las 14h, que se realizará para presionar a la mesa de “diálogo”, donde el gobierno tratará de hacer pasar la propuesta de un desalojo ordenado. Sin embargo las asambleas del día sábado y esta propia asamblea de algunas mujeres de la “toma” se pronunciaron claramente por la permanencia en el predio y el rechazo al desalojo. La expectativa y la confianza son en su propia fuerza, no en el Estado y sus maniobras.

Desde el Polo Obrero y el Plenario de Trabajadoras llamamos al conjunto del movimiento de mujeres y la diversidad a acompañar esta lucha. Les invitamos también a colaborar con donaciones de ropa, calzados, colchones, frazadas, agua embotellada, leche, elementos de higiene y alimentos no perecederos para ayudar a sostener la recuperación en las mejores condiciones posibles. En casi 60 días de ocupación, ninguna funcionaria ni funcionario se acercó a llevar ninguna ayuda. Ni hablar del feminismo low cost de los ministerios y secretarías que solo hablan de los derechos de las mujeres para la tribuna. Basta recordar que -a instancias de la concejala de Frente de Todos Marcela Acuña- hace tres semanas se votó, por unanimidad, la creación de la Dirección de la Mujer, Género, Familia y Diversidad del municipio. Nadie de esta Dirección se acercó siquiera a preguntar sobre las necesidades de las mujeres allí instaladas, muchas con sus hijos e hijas pequeñas.

Si ganan las familias obreras de Guernica ganamos todos y todas.

Vamos con todo a la movilización al municipio 14h en Hipólito Yrigoyen y Malvinas Argentinas, Guernica. No al desalojo. Tierra para vivir.

 

También te puede interesar: