01/09/2016 | 1426

Azul: el titular de la Asociación Judicial Bonaerense, denunciado por violencia de género


El secretario general de la Asociación Judicial Bonaerense de Azul, Omar Rojas, está siendo investigado por un caso de violencia de género que incluye el secuestro de una joven. Ante el escándalo, la conducción provincial del gremio obligó a que el funcionario se tome una licencia.


 


Esta intervención fue producto de la autoconvocatoria de las bases frente al silencio que la conducción guardó desde el inicio para proteger al dirigente azuleño que pertenece a la Verde (una agrupación que codirige el gremio provincial con la Celeste). La Azul y Blanca, parte de la conducción provincial, se mantuvo en silencio.


 


En lugar de separar de inmediato al dirigente y reclamar la investigación de lo sucedido, la conducción gremial se tomó su tiempo para medir su intervención, relativizar la realidad de los hechos y expresar su preocupación por la situación personal de quien ha sido su referente en esta Departamental desde hace muchísimos años.


 


La dirigencia provincial se constituyó en Azul para promover lo que es de hecho una intervención: informó sin mucho detalle que Omar Rojas se tomaría una licencia, haciéndose cargo del gremio el secretario adjunto José Loza, de la ciudad de Olavarría, junto al resto de la comisión directiva. Quienes encubrieron y siguen defendiendo a Rojas se arrogan la potestad de reorganizar el gremio ante la crisis. Simultáneamente, en su paso por Azul y en declaraciones a la prensa, Pablo Abramovich expresó la preocupación de la conducción provincial por la situación personal de Rojas y no sólo eso. Abramovich también calificó los hechos de “curiosos”, estimó que era “medio extraño” cómo se habían dado los mismos y que el conflicto tenía que ver con una cuestión individual que no comprometía la función de Rojas como dirigente gremial.


 


El mismo grupo con el que Rojas condujo el gremio durante tanto tiempo no quiso delimitar al sindicato de las graves acusaciones, que si bien atañen a Rojas como individuo, interesan al gremio del que es secretario general porque son de los hechos contra los cuales se organiza nuestro sindicato en la lucha colectiva, y es la AJB el ámbito donde el sindicalista construyó el poder que en representación de los afiliados detentó por tan largo período.


 


Cuando estas cosas suceden, la dirigencia muestra su verdadera constitución: se está contra estos hechos o se los encubre. Abramovich dijo que ellos no quieren interferir en la acción de la Justicia. Sin embargo, al dejar a Rojas en el cargo (con licencia), dan un mensaje que, apoyado en la influencia que el secretario general adquirió luego de tantos años de ejercerlo, apunta claramente a influir en el Poder Judicial. La Justicia encubre siempre estos casos. Por todo eso miles ya se movilizaron con el #NiUnaMenos y otros miles concurrirán al Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario.


 


La denuncia contra Rojas es extremadamente grave. Decir que el hecho es “curioso” apunta a minimizar esa gravedad. Pedimos la inmediata separación de Rojas del gremio, que una comisión independiente formada por trabajadores investigue los hechos.

También te puede interesar:

Una mujer fue secuestrada junto a su hija de un año y medio durante 4 días. Allí fue abusada sexualmente y torturada por su expareja.
Amenazas con armas de fuego, abuso sexual y renuncia de su defensor.
Decimoséptimo femicidio en la provincia.
En el “Día Internacional de la Lucha contra la Violencia hacia la Mujer”, Juan Schiaretti armó un violento operativo represivo  
Denunciaron la violencia y precariedad que padecen las mujeres de las ocupaciones, asentamientos y barrios populares.
La violación en manada y el femicidio de la joven de 14 años aún estremece y sacude a la ciudad de Reconquista.