10/06/2021

Caso Otoño Uriarte: 15 años sin justicia

Se conoció que el exjuez del Superior Tribunal de Justicia, Víctor Sodero Nievas y el exsubjefe de la policía Victor Cufré realizaban una investigación paralela. ¡Basta de impunidad! ¡El Estado es responsable!

Han pasado 15 años de la desaparición y femicidio de Otoño Uriarte, adolescente de Fernández Oro, cuya causa tuvo seis imputados, sobreseídos y que actualmente se encuentran en libertad. De algunos se desconoce el paradero.

La joven, que en aquel momento tenía 16 años, desapareció el 23 de octubre del 2006, y fue encontrada el 26 de abril de 2007 sobre el canal de riego de Cipolletti. El caso Otoño, aunque es otra más de las causas rionegrinas que refleja impunidad, incluso, a pesar de las continúas denuncias de familiares y amigxs de la víctima.

Ni el Poder Judicial ni los sucesivos gobiernos han arbitrado los medios necesarios para que el caso avance y así llegar a la verdad, de la cual la red de trata, con participación policial y judicial es una parte. En las últimas horas se conoció que el exjuez del Superior Tribunal de Justicia, Víctor Sodero Nievas y el exsubjefe de la policía Victor Cufré realizaban una investigación paralela. El crimen continúa impune.

El retrato de una (in)justicia liberando el camino a la impunidad

La investigación dio inicio en 2006, luego de la desaparición de la joven y la enorme presión de familiares y vecinxs. En ese momento, la jueza de instrucción era María del Carmen García, entre 2006 y 2010, y como secretario Santiago Márquez Gauna, actual jefe de fiscales en Cipolletti. Al frente de la comisaría de Fernández Oro, se encontraba Ives Vallejos, luego promovido como primer jefe de la Regional Quinta (Diario Río Negro, 6/3).

Las pistas pusieron en blanco al único grupo de imputados que tuvo el caso, uno de los cuales tenía en su poder la bicicleta con la que Otoño se movía el día de su desaparición.

La jueza García procesó dos veces a este grupo de sospechosos, conformado por Néstor Ricardo Cau, Germán Ángel Antilaf, José Hiram Jafri, Maximiliano Manuel Lagos, Federico Axel Saavedra y Juan Marcelo Calfiqueo. En la primera instancia, la Cámara Criminal declaró nulo el procesamiento a los acusados, utilizando como argumento “que se les había imputado el homicidio y el encubrimiento, algo jurídicamente imposible”.

La jueza modificó el hecho y los volvió a procesar, pero la Cámara volvió a objetar, esta vez replicando la escasez de pruebas que había contra los acusados. Después de esos dos intentos, la jueza se tomó licencia y no regresó al caso. Tomando la causa la secretaria de la Camara Criminal, Sonia Martin, quien únicamente firmó los sobreseimientos por falta de pruebas.

Se trató de salvar el caso al llevarlo a la Corte Suprema de la Nación, y luego de años en el máximo tribunal nacional, se conoció una pequeña redacción de una carilla que habilitaba a seguir investigando el caso.

El poder judicial y la policía rionegrina: su complicidad con las redes de trata

En el caso de Otoño, la carátula de desaparición forzada recién se estableció una semana antes de hallar su cuerpo, cuando se encontraron las escuchas telefónicas que demostraban la complicidad entre policía en actividad con proxenetas.

Los policías involucrados son pertenecientes de la comisaría octava de Choele Choel, uno de ellos, es el subcomisario Moisés Rodríguez, quien, a pesar de que es mencionado en las escuchas telefónicas, se presentó a declarar desentendiéndose de su acusación e, incluso, omitiendo opiniones de quién podría estar implicado, debido a que “al estar en la fuerza debía emitir juicios”. Luego de un tiempo, fue sobreseído, y ahora “casualmente” presta servicios en Cinco Saltos.

Otro de los policías procesados fue Daniel Vivanco, quien mantuvo el contacto con el proxeneta del cabaret «Las Vegas» de Choele Choel, en la que aludieron que había menores de edad trabajando en un cabaret de la ciudad. Pero, después de haber sido procesado, no se supo que sucedió con el caso, ni donde se encuentra actualmente el oficial (Diario Río Negro, 08/09/08).

El fiscal Oscar Cid, en ese momento, el encargado de transcribir ese diálogo y enviarlo, como parte importante de prueba en el caso. Cid fue notificado de estas escuchas el 29 de noviembre de 2006 pero remitió y envió una copia dos meses más tarde, sin notificar a los demás fiscales de Valle Medio lo que contenía esa escucha telefónica, quienes tomaron conocimiento de estas el 19 de abril de 2007. El fiscal fue sometido a juicio político (Jury), atribuyéndole demoras en el envió, otorgándole solo 20 dias de suspensión, actualmente sigue desempeñando su cargo (Diario Río Negro, 06/3).

Pese a que se solicitó que intervenga la justicia federal en lo relatado de las escuchas telefónicas, la fiscalía federal nunca informó si siguió la pista sobre el cabaret «Las Vegas».

Reabren el Caso Otoño

A pesar de que algunos de los partícipes del caso se encuentran fallecidos y de otros no se sabe el paradero, de que muchas de las pruebas esenciales fueran desechadas y el obstáculo de la descomposición del cuerpo, el 4 de septiembre de 2020, se logró que la causa fuera declarada “compleja”, otorgando un año de investigación para realizar pericias forenses pendientes (Mejor informado, 11/12/2020).

La reanudación del caso dio su primer hallazgo hace 4 días, cuando se reveló la existencia de una comisión que realizaba una investigación paralela ilegal, a cargo del exsubjefe de la policía Víctor Cufré, quien, recordamos, fue uno de los responsables del asesinato de Diego Bonefoi, Sergio Cárdenas y Nicolás Carrasco durante la represión policial en el Alto de Bariloche (junio de 2010), y junto al exjuez del Superior Tribunal de Justicia, Víctor Sodero Nievas. Ambos se reunían en el gimnasio de Fernández Oro y hablaban con el padre de la víctima, sobre las medidas de investigación, hallazgo e indicios, todo por fuera de una investigación judicial formal. Hasta el momento, no se abrió ninguna investigación del Ministerio Publico Fiscal (Diario Río Negro, 6/6).

¡Justicia por Otoño!

A partir de la causa de Otoño, salió a la luz una cantidad de casos similares en la provincia de Rio Negro, según comentarios de los familiares de la víctima en entrevistas, son muchas familias las que se encuentran amenazadas por la policía para que reine el silencio. Incluso, durante las marchas se reciben amedrentamientos por parte de las fuerzas de seguridad (ANRed, 6/5).

En Río Negro, predominan los casos impunes, secuestros, asesinatos y el 90% son contra las mujeres. El caso de Otoño expuso al entramado judicial que va a hacer lo posible para liberar las rutas a las redes de trata, toda la cúpula de los gobiernos que los encubren y las fuerzas de seguridad que van a ejercer toda maniobra para perpetuar el silencio.

Desde el Plenario de Trabajadoras de Río Negro exigimos justicia por Otoño, como ha quedado demostrado, solo a través de la lucha callejera y organización independiente lograremos que el caso avance y no reine la impunidad. Repudiamos el accionar del poder judicial, que logró, durante 15 años, el estancamiento de la causa, el accionar policial, que ha sido la importante herramienta de la justicia, y responsabilizamos a todos los gobiernos tanto el nacional, el provincial y el local, quienes, no solo brillaron por su ausencia sino, que le han dado la espalda a los reclamos del movimiento de mujeres.

Vamos por un Consejo Autónomo de mujeres y diversidades, independiente de los gobiernos, hoy más que nunca por un fuero especial por violencia de género, con jueces y fiscales con cargos electos y revocables, por el desmantelamiento de las redes de trata.

¡Basta de femicidios, el Estado y los gobiernos son responsables!

También te puede interesar:

Rurales organizados/as de Villa Regina rechazan el acuerdo celebrado por José Liguen, secretario general de Uatre Río Negro y Neuquén.
La continuidad del Estado opresor y colonialista, desde Roca a Fernández.
Sobre la paritaria y las declaraciones de Sonia Koprio, Secretaria General del Sindicato de Trabajadoras de Casas Particulares de Río Negro.
Las burocracias estatales aceptan. Vamos por un plan de lucha independiente contra el ajuste.
A 11 años del asesinato de tres jóvenes, los exjefes policiales siguen en libertad.