09/10/2021

Documento del Encuentro Regional de Mujeres y Diversidades en CABA

Consensuado por las distintas organizaciones convocantes y participantes.

Reproducimos a continuación el documento consensuado por las organizaciones de mujeres y diversidades participantes del Encuentro Regional de Mujeres y Diversidades que tiene lugar en CABA, entre los días 9 y 10 de octubre.

Bienvenidas, bienvenides a este Encuentro Regional hacia el Encuentro Plurinacional de Mujeres, lesbianas, trans, travestis, bisexuales y no binaries.

Los Encuentros Nacionales de Mujeres, ahora Encuentros Plurinacionales de mujeres, lesbianas, trans, travestis y no binaries, han sido un espacio extraordinario de intercambio, organización y lucha a lo largo de más de 30 años. Todos los años implicaban la posibilidad de que muches se arrimaran a las discusiones y a las luchas de mujeres y disidencias, de debatir, aprender, de festejar y de generar iniciativas colectivas. Los Encuentros se convirtieron en un espacio de protagonismo político del movimiento de mujeres y disidencias. La marea verde y la conquista del aborto legal fue en gran medida alimentada por los Encuentros. La pandemia interrumpió su continuidad y es nuestra intención con este espacio regional aportar a retomar esa experiencia.

Así es que lo organizamos en la fecha en la que iba a realizarse el Encuentro de San Luis. La cita de hoy es producto de la confluencia de diversas organizaciones que valoramos el Encuentro Plurinacional como nuestro espacio, como el espacio de todes al que defendemos ante los intentos de vaciamiento y desmovilización de los gobiernos y sus organizaciones en el movimiento de mujeres y disidencias como la dirigencia del PCR y el PJ en alianza con las iglesias. Llamamos al conjunto del movimiento a sostener y continuar el espacio del Encuentro: a la marea verde que conquistó el aborto legal, las piqueteras que nos movilizamos contra el hambre y por el derecho a la vivienda como lo hacen las compañeras de Guernica y La villa 31, a les compañeres que peleamos por el territorio contra la depredación ambiental y el extractivismo, a las trabajadoras que  luchamos contra los despidos, contra la precarización laboral y por el salario, frente a la negativa de las cúpulas sindicales, a quienes luchamos contra la impunidad, los abusos, las redes de trata, los femicidios, crímenes de odio y las múltiples formas de violencia; a les docentes y estudiantes que luchamos por la ESI.

¡A seguir construyendo el Encuentro Plurinacional de Mujeres, lesbianas, trans, travestis y no binaries!

Somos parte de los grandes procesos de organización y lucha que han dado paso al potente movimiento de mujeres y disidencias de nuestro país. Defendemos la independencia política de los gobiernos de turno y no dejamos a un costado nuestras demandas y banderas históricas, sino que nos seguimos organizando en las calles, enfrentando a los sectores oscurantistas y antiderechos.

Nos convocamos a seguir debatiendo, aprendiendo, pensando iniciativas ante la realidad en la que nos encontramos mujeres y disidencias sexogenéricas.

La conquista del aborto legal en diciembre de 2020 fue consecuencia de la enorme marea verde que recorrió el país, inundando las calles, con las y les jóvenes en las escuelas, en las plazas, en los pañuelazos, en las vigilias, ya en 2018 ganando la mayoría social. Se la impusimos a todos los sectores conservadores antiderechos, a pesar de la iglesia y el papa argentino, a pesar de gobernadores, funcionarios y ministros amigos del oscurantismo patriarcal. ¡En las calles lo ganamos! Pero los antiderechos actúan para impedir que se aplique este derecho conquistado.  El gobierno de Alberto Fernández tomó esta demanda por la fuerza de nuestra movilización, pero se ocupó de incorporar a la ley la objeción de conciencia por ideario institucional, brindando una poderosa herramienta a las iglesias -con enorme peso en el sistema de salud público y privado en todo el país- para bloquear este derecho.

La batalla por la aplicación efectiva de la ley de IVE y la separación de las iglesias del Estado está a la orden del día cuando la injerencia del clero en las distintas estructuras del Estado, la precarización laboral, la falta de personal y recursos en los hospitales resultan obstáculos para realizar abortos seguros.1500 amparos para declarar provincias enteras como objetoras de conciencia dan como resultado la persecución a quienes trabajan en el sistema de salud comprometido con los derechos de las mujeres y otras  personas gestantes, llegando al caso de la detención y procesamiento de una médica en Tartagal. ¡Exigimos su inmediato desprocesamiento! ¡Basta de objeción de conciencia en todo el sistema de salud pública!

Reivindicamos y hacemos un llamado a seguir articulando en las redes de profesionales por el derecho a decidir, en las redes de docentes, en el socorrismo, en la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, como formas de seguir organizadas para la pelea cotidiana. ¡Seguimos alertas y combativas!

El gobierno nacional y los gobiernos provinciales no destinan suficientes recursos para garantizar la realización de la IVE en el sistema de salud público. La incorporación de Juan Manzur como jefe de Gabinete al gobierno nacional es repudiada por el enorme movimiento feminista de este país. Un reconocido dirigente político millonario antiderechos, que declaró a la provincia de Tucumán como “provida” y no adhirió a las leyes nacionales de ESI, salud sexual y procreación responsable, impuso la educación religiosa en las escuelas públicas, otorgando mayor injerencia en las distintas esferas del Estado. Es responsable político junto con Alperovich de la detención de Belén, presa por un aborto espontáneo en 2014 y es responsable también de torturar, negando el aborto a niñas abusadas, como el caso de Lucía de 11 años obligada a parir en 2019 -causas por las que nos movilizamos masivamente. Por eso su designación es un intento claro de disciplinamiento sobre los feminismos que luchan de manera independiente.  Manzur es un hombre de la derecha clerical del PJ, del Opus Dei y un agente de los laboratorios, convocado para profundizar el ajuste del gobierno y el FMI, que golpea particularmente a las mujeres que somos un 70% entre el decil de la población más pobre del país. Salimos a las calles para gritar ¡Fuera Manzur! ¡Niñas, no madres! ¡La marea verde no guarda los pañuelos! Sigamos en las calles para exigir la implementación efectiva del acceso a la IVE en todo el país, presupuesto y campañas para que todas las mujeres y personas gestantes podamos ejercer este derecho. ¡Iglesia y Estado, asuntos separados!

El crecimiento de la violencia, con su expresión más extrema que son los femicidios y trans-travesticidios, es un dato inocultable de la realidad: en Argentina en lo que va del año han ocurrido 214 femicidios y travesticidios. Un femicidio cada 36 horas, travesticidios y ataques de odio son cotidianos. Las problemáticas del movimiento de mujeres y disidencias estuvieron ausentes en las políticas implementadas en el marco de la pandemia. El presupuesto que destina el gobierno nacional, con su Ministerio de Mujeres y Diversidad, es de solo 53 pesos por persona incluyendo lo que se destina a subsidios y AUH.

El Ministerio de Mujeres, Género y Diversidades no ha implementado políticas integrales que den respuesta a esta problemática y sub-ejecuta el presupuesto, dando la espalda a las mayorías populares y a las mujeres, trans, travestis y no binaries. Su accionar redunda en una política asistencial insuficiente y etiquetas de géneros que no combaten la violencia y los abusos, a la vez que niega el reconocimiento a las tareas de cuidado y de las que ya se realizan de forma precaria. La única medida concreta fue el Plan Acompañar, que consiste en un subsidio de tan solo 21 mil pesos por seis meses que no garantiza ninguna autonomía, y al que pudieron acceder muy pocas compañeras. La impotencia de un Ministerio dirigido por quienes sostienen los planes fondomonetaristas de miseria y hambre para la mayoría de la población es inevitable.

En la ciudad de Buenos Aires, las políticas del gobierno de Larreta siguen la misma línea. Se cierran los pocos Centros Integrales de la Mujer existentes -como en las comunas 12 y 15-, se subejecuta el presupuesto, se desmantelan programas de atención a las víctimas y sobrevivientes, están saturadas las líneas de atención, y las trabajadoras de los programas están precarizadas y mal pagas. Exigimos centros integrales de asistencia a las víctimas de violencia de género en todos los barrios de la ciudad, que funcionen 24 horas todos los días, con presupuesto acorde para garantizar dispositivos interdisciplinarios con asistencia legal, psicológica, habitacional gratuita y con trabajadores y trabajadoras en planta permanente y salarios acordes.

Gritamos juntes una vez más ¿Dónde está Tehuel? ¡Aparición con vida ya! Exigimos que se avance en la búsqueda y la investigación. Fuera Berni. Basta de desapariciones, basta de encubrimiento.

Nos declaramos enemigas de la trata y la explotación sexual. Denunciamos la complicidad policial, judicial y política con las redes que lucran y negocian con los cuerpos de las mujeres, trans, travestis, niñas y niñes. ¡Por trabajo genuino! Abajo la persecución policial a quienes están en situación de prostitución y quienes se identifican como trabajadoras sexuales; derogación de los códigos contravencionales en todo el país.

Denunciamos que la justicia clasista y patriarcal sigue imperando, dictando impunidad para los abusadores y femicidas, como en el caso de Lucía Pérez. A cinco años, exigimos justicia por Lucía y por todas. ¡Nos sumamos al reclamo de sus familiares por fecha de juicio y de jury ya! Todos los días se ven sentencias impregnadas de defensa de abusadores de las infancias. Reclamamos la absolución inmediata de Flavia Saganías y rechazamos la condena a 23 años de prisión por el tribunal superior de justicia de Córdoba por denunciar al abusador de su hijo, un fallo que pretende ser aleccionador de quienes protegen a las infancias. Sigue vigente, para el repodrido sistema judicial de los ricos, la teoría del inexistente síndrome de alienación parental (SAP), para perseguir a las madres protectoras. ¡Por infancias libres!

El sistema judicial que nos revictimiza y promueve la impunidad es una pata del Estado capitalista que nos necesita oprimidas y sometidas. A los jueces y fiscales los designa y los protege el poder político, por eso no hay ninguna reforma judicial favorable a nuestro colectivo en la agenda de este gobierno. Finalmente, el planteo de una “reforma judicial feminista” de sectores gubernamentales fue un slogan vacío. Destitución de jueces y funcionarios que amparan abusadores, violentos y femicidas.

En nuestro país ya no pueden ocultar que se avanza hacia un mayor ajuste, que se pretende justificar por el impacto de la pandemia. Los bajos salarios y la precariedad laboral acosan a la población trabajadora y en particular a mujeres y disidencias. Los índices de pobreza y desocupación reflejan la cruda situación que vive el pueblo trabajador y nos golpea especialmente. Asistimos a un empeoramiento de nuestras condiciones de vida. La precarización, el trabajo sin derechos, son la norma entre la población trans y travesti. El gremio más masivo del país, el de trabajadoras de casas particulares, está compuesto en un 90% por mujeres que cobran salarios de indigencia y sufren todo tipo de discriminación y atropellos. Como movimiento, como trabajadoras remuneradas y no remuneradas, luchamos por un salario acorde a la canasta familiar, por eso exigimos salario mínimo vital y móvil de 100 mil pesos. ¡Basta de precarización laboral! ¡No a los intentos de reforma laboral y de eliminación de la indemnización! Tenemos leyes de cupo laboral, pero no se aplican ni siquiera en el ámbito público. Exigimos la implementación inmediata y efectiva del cupo laboral trans-travesti en todo el territorio nacional, sin precarización ni privilegios políticos.

Las mujeres trabajadoras estuvimos al frente de la pandemia, poniendo el cuerpo en la primera línea. Seguimos el ejemplo de las valientes trabajadoras de la salud de Neuquén, de las trabajadoras de LATAM, de las trabajadoras de casas particulares, de las jóvenes precarizadas para plantarnos contra la reforma laboral que quieren imponer las patronales en los hechos y avala el  gobierno, así como la oposición de derecha, a pedido del FMI. Basta de colaboración y complicidad de las centrales sindicales y sindicatos mayoritarios.

Los cambios en el nuevo gabinete muestran que el gobierno avanza hacia un planteo de orden y gobernabilidad de la crisis. Además de Manzur, designó a Julián Domínguez como ministro de agricultura, agente de la iglesia católica y del capital sojero, saludado con buenos ojos por todo el Consejo Agroindustrial Argentino y la Mesa de Enlace. También a Aníbal Fernández, uno de los responsables políticos de la masacre de Avellaneda de 2002, donde fueron brutalmente asesinados Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, y una pieza clave en la impunidad ante la desaparición de Julio López y protector de la policía que liberó la zona para el asesinato de Mariano Ferreyra en 2010.

Desde el movimiento de mujeres y diversidades, feminista y anticapitalista, hace años decimos en las calles: ¡la deuda es con nosotras y nosotres! ¡Vivas, libres y desendeudadas nos queremos! ¡No al pago de la deuda externa! ¡No al FMI!

Mientras los grandes pulpos de la soja y el agronegocio se apropian de las tierras y hasta privatizan lagos, para el pueblo trabajador y pobre, la vivienda es cada vez más un lujo inalcanzable. Tierras ociosas para el negocio inmobiliario es lo que garantizan los gobiernos. Como el negociado de la venta de tierras de la Costanera a IRSA que acaba de organizar Larreta, mientras reprime y desaloja violentamente la toma Fuerza mujeres de la Villa 31 -igualando la acción del gobierno de Berni y Kicillof en Guernica, Berisso, La Matanza).

Los alquileres prohibitivos obligan al pueblo pobre a vivir hacinado, sin las mínimas condiciones. Hace poco más de un mes en la Villa 21-24 el tren que transporta la riqueza del país se cobró la vida de una niña de 15 años. ¡La vivienda es un derecho! ¡Basta de negociados inmobiliarios! El movimiento feminista exige junto a los pueblos de los territorios ¡Tierra para Vivir! ¡Feminismos para habitar!

En todo el mundo, el imperialismo y el colonialismo a través de las políticas extractivistas de las multinacionales y transnacionales del agronegocio, del negocio inmobiliario y las sojeras arrasan con el bosque nativo. Con el fracking envenenan y contaminan la tierra, el agua, el aire y las poblaciones. Nos colocamos junto a los pueblos en la lucha contra la megaminería a cielo abierto y contra las fumigaciones. ¡Basta de extractivismo y destrucción! ¡Basta de persecución judicial a las mujeres de Andalgalá! No al acuerdo porcino. ¡Ley de Humedales ya! ¡No a la ley de hidrocarburos! Abajo la ley de agroindustria de Monsanto-Bayer y compañía. Basta de megaminería contaminante. Somos parte de la huelga mundial por el clima. ¡La naturaleza no puede ser mercancía! Por el derecho a la autodeterminación de los pueblos.

El movimiento feminista es internacional e internacionalista. Hoy no podemos dejar de denunciar la situación en la que se encuentran las mujeres y la diversidad en Afganistán. Tras 20 años de invasión, el imperialismo yanqui preparó el terreno para que volviera el Talibán. Las heroicas mujeres afganas resisten y se movilizan.  El nuevo régimen prohíbe a las mujeres estudiar, trabajar, ir al médico y hasta salir solas a la calle. Tras unas semanas de estar todos los días en las noticias del mundo, ellas gritan: ¡No se olviden de nosotras! Desde este palco las abrazamos y decimos: ¡No las dejamos solas! Llamamos a construir un paro internacional de mujeres por los derechos de las mujeres afganas. ¡Por los derechos de las mujeres y la diversidad en Afganistán!

No nos olvidamos de Lilian y María, las dos niñas de 11 años asesinadas vilmente por el ejército de Paraguay hace un año. Las niñas fueron ejecutadas por la espalda por los defensores de los terratenientes del agro y la soja. ¡Justicia por Lilian y María! ¡Eran niñas! Aparición de Lichita y libertad para Carmen Villalba.  Desprocesamiento de Viviana Toros y Maximiliano Torres, perseguidxs por el gobierno de Capitanich, por movilizar exigiendo justicia por las niñas.

¡No somos minorías! Las mujeres, lesbianas, trans, travestis, bisexuales y no binaries somos parte de la lucha de les trabajadores, los territorios y los pueblos contra los poderosos y sus gobiernos, que se apropian del mundo y solo siembran explotación y opresión. Contra el capitalismo heteropatriarcal nos declaramos y llamamos al conjunto de las mujeres y disidencias a seguir en nuestro lugar: las calles y la lucha por todos nuestros derechos, en el camino de la emancipación, contra la explotación y la opresión. “Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”.

También te puede interesar:

El gobierno porteño es responsable de esta crisis edilicia.
De cara a las elecciones legislativas exigimos el compromiso de su aprobación en la Legislatura porteña.
Las intervenciones de Amanda Martín, Gabriel Solano y Tati Fernández, del FIT-U, entre más de 2.500 inscriptos.
Un estudiante de primer año forma parte de la lista del Frente de Izquierda en la Ciudad.