30/09/2004 | 870

El gran Pre-Encuentro de Mujeres de Cuyo

El sábado 25, en la provincia de San Luis, se dio apertura al Encuentro de las Mujeres de la Regional Cuyo, acto de gran importancia política en la historia del Partido Obrero, siendo la pri­mera vez que 50 compañeras de San Juan, Mendoza y San Luis nos con­vocamos para debatir las propues­tas que llevaremos de conjunto al XIX Encuentro Nacional de Muje­res. Nos movilizamos a pesar de to­dos los obstáculos económicos, pa­ra decirle al gobierno nacional de Kirchner y a los gobernadores Gioja, Rodríguez Saá y Cobos, que no estamos de acuerdo que con la mi­seria, la desocupación y la represión se pague la deuda externa, por con­siderarla fraudulenta y que ya de­masiado ha pagado el pueblo.


Nos dio la bienvenida la compañera Amanda, secretaria gene­ral de los docentes de la Carpa de la Dignidad, quien hizo referencia a la importancia de este plenario regional, denunciando también al gobernador Rodríguez Saá dirigida hacia los luchadores docentes, quie­nes continúan en la calle por más que les prohíban coactivamente su derecho de expresión. Se trata de una lucha que desde un comienzo protagonizaron los docentes y que al día de hoy se suma la activa par­ticipación de las coordinadoras de padres, convirtiéndola en una lu­cha popular, demostrando al pueblo


de San Luis que no se vencen ante los ataques de un gobierno copado por la familia de los Saá. En San Luis, el plan de inclusión social sig­nifica, para quienes lo reciben, la obligación de realizar la contrapres­tación en condiciones infrahuma­nas; se obliga a las mujeres a hacer tareas como palear zanjas, abrir po­zos, y a la que no le guste la hacen renunciar a través de un telegrama. ¿Esto es lo que decía ser una solu­ción a la desocupación?… La deso­cupación que provoca este mismo go­bierno se convierte en un mecanis­mo de explotación y sometimiento de este gobierno familiar…


Marga, del Partido Obrero de Mendoza, dio la bienvenida a las compañeras presentes del Polo Obrero, de otras agrupaciones y mujeres independientes. ¿Cuál es la importancia de que las mujeres lu­chadoras organizadas en conjunto participen en el Encuentro Nacio­nal?, se preguntó la compañera, y dijo: la importancia es demostrar a las miles de mujeres que participa­rán en este acontecimiento masivo que no queremos continuar admi­nistrando, ni alimentando, ni edu­cando a nuestros hijos con miseria, desocupación, salarios por debajo del índice de pobreza y la cotidiana indignación que produce este siste­ma. Entonces, tenemos que pensar y reflexionar nuestras propias con­clusiones, ya que este corrupto go­bierno nacional y sus secuaces go­bernadores provinciales como Gioja, Cobos y Rodríguez Saá están de acuerdo con una nueva entrega al FMI y los banqueros acreedores.


También intervino Margarita, compañera de San Juan,, quien di­jo que el único método para lograr arrancarle al gobierno las reivindi­caciones y lo que por derecho nos corresponde es el “método piquete­ro”… un mensaje de mujeres que llevan una experiencia de siete años de piquetes en su provincia.


Luego se formaron cuatro ta­lleres con los siguientes temas:


Violencia: se sacó una resolu­ción que fríe analizada de esta ma­nera: el Estado es el primer golpe­ador porque en sus estructuras y en su modo de ejercer el poder se afirma la represión ejercida por las fuerzas policiales, quienes con la lógica de su modo de operar discri­minan y detienen a la juventud en las barriadas. Exigimos casas re­fugio para la mujer golpeada y la expulsión inmediata del golpeador del hogar, y el desprocesamiento de los luchadores piqueteros.


Sexualidad: se sacó como reso­lución exigir al gobierno y al Esta­do la formación que corresponde para que los trabajadores de la educación desarrollen este tema en conjunto con especialistas, padres e hijos, para evitar embarazos no deseados y así disminuir los abor­tos clandestinos, enfermedades de transmisión sexual, terminar con mitos, creencias y prejuicios, y se exige la legalización del aborto pa­ra no morir y anticonceptivos gra­tuitos para no abortar; libertad y condiciones materiales garantiza­das por el Estado que permitan la planificación de la familia, y la li­bertad de elección y práctica de la sexualidad.


Trabajo: exigimos trabajo ge­nuino, salarios mínimos y seguro de 800 pesos, jubilaciones dignas, subsidios a ancianos sin aportes, reparto de horas de trabajo, sala­rio, jubilación y vacaciones para el trabajo invisible del ama de casa, reconocimiento legal de las fábri­cas recuperadas y su control en ma­nos de trabajadores, a igual traba­jo igual sueldo, anulación de leyes contra el pueblo: de flexibilización laboral, de jubilación privada, Ley Federal de Educación y de Educa­ción Superior, ley del Código Contravencional, y por la reforma de la Ley de Contrato de Trabajo 20.744, que en su art. 177 dice: “Garantícese a toda mujer durante la gestación el derecho a la estabi­lidad en el empleo” por: “Se prohí­be el despido durante la gestación*’; guarderías en los lugares de tra­bajo… Para esto debemos profun­dizar los planes de lucha, a fin de cambiar el sistema que nos oprime y construir una sociedad obrera.


Globalización: se hizo una in­troducción a la historia del capita­lismo, del neoliberalismo y sus con­secuencias: privatizaciones igual que empobrecimiento del pueblo; origen de la deuda externa ilegíti­ma; imposición de la estatización del pago de la deuda externa por parte de Martínez de Hoz; deuda del BIR, deuda provincial Bono Acon­cagua, guerras ideológicas propias del capitalismo, pago de la deuda con el costo social. Resolución: no al pago de la deuda externa y sus in­tereses, que la paguen Martínez de Hoz y los siguientes gobernantes que la profundizaron; fuera las tro­pas yanquis de Irak y Haití; proce­samiento de los responsables políti­cos de la Amia, que se forme una comisión que investigue para escla­recer la verdad y encarcelar a los autores ideológicos y materiales de esa masacre; libertad y desprocesa­miento a todos los luchadores, diso­lución del aparato represivo del Es­tado, juicio y castigo a los asesinos de ayer y hoy; friera el FMI; no a la explotación de las riquezas del mar argentino por empresas privadas.


Las mujeres de la Regional Cu­yo se proponen, a partir de este ple­nario, difundir las propuestas para sumar mujeres a la lucha piquete­ra y darle al Encuentro un carác­ter de lucha.