05/06/2003 | 803

Encuentro de Mujeres en Rosario

Hace ya 18 años que las mujeres asistimos a estos Encuentros. Para muchas de nosotras han sido una escuela preparatoria, un empuje, una clarificación y delimitación política, un desafío para el siguiente año. Así lo demuestran las mujeres que han expresado que vuelven del Encuentro distintas, con el panorama de la fuerza que representamos; las piqueteras para las cuales el Encuentro fue una etapa definitoria de sus luchas por pan y trabajo; las que votaron planteos como la libertad de los luchadores presos de otras organizaciones, en disidencia con sus propios dirigentes; las que luego de su viaje se volcaron a una lucha política organizada; las mujeres del Argentinazo que no aceptaron la sumisión al gobierno, ni a la jerarquía eclesiástica, y las que vuelven expresando su bronca por los límites que le imponen las organizaciones conciliadoras al Encuentro, y queriendo transformarlo en un verdadero congreso democrático, resolutivo y organizativo de las lucha s por ganar.


En agosto, este desafío se renovará para las miles de mujeres sometidas hoy a la experiencia del gobierno capitalista minoritario de Kirchner. Con las miles de mujeres que conservan los golpes de cacerolas, la fuerza de los piquetes, las hue lgas y las rebeliones resonando en sus cabezas. Porque los problemas continúan, y agravados por inundaciones catastróficas por las obras que el gobierno no hizo, represión contra las trabajadoras que quieren reabrir las fábricas, salarios en sus niveles históricos más bajos, violaciones a menores y mujeres con violadores protegidos por el Estado y la Iglesia, ataques contra los derechos elementales a la concepción, a la anticoncepción y al derecho de no morir por abortos clandestinos, hambre y desocupación, etc., etc., etc. Se equivoca el gobierno si cree que le han firmado un cheque en blanco. Y por si conserva sus dudas, le podemos refrescar lo que publicó La Nación el día jueves 29 de mayo ÿun buen homenaje al Cordobazoÿ: los maestros peruanos, en el centro de una huelga descomunal contra el gobierno de Toledo, gritaban «Toledo cae… se viene el Argentinazo».


Orgullosas de esta invocación, queremos concretar una convocatoria especial a las compañeras que consideramos representan la lucha de las trabajadoras en su más alta expresión, porque atacan el corazón de nuestros problemas: las obreras que están luchando por la reapertura de las fábricas bajo control obrero, de Brukman, de Supermercados San Cayetano de Bella Vista, de Grissinópoli, de Sasetru y muchas más.


Ellas son las que, agarradas del brazo, rompieron las vallas de la policía; las que resistieron por horas el sitio policial; las que saben que siendo leonas hay que rugir juntas; las que han explicado con los hechos que la policía no pega porque le s tiran piedras, sino que golpea en defensa de los patrones a las mujeres que quieren recuperar el trabajo; las que dicen, en respuesta a su ex patrón: «¡Nosotros tenemos las manos y los pies, sí, pero ahora tenemos también la cabeza!». Porque están demostrando que si la producción es organizada por los propios obreros podemos terminar con la explotación, la desigualdad y la discriminación, que siempre tiene objetivos de lucro.


A ellas y a las compañeras que están luchando por la recuperación de los sindicatos de las manos de la burocracia de las Cgt y la Cta, adicta a los gobiernos, las convocamos para encabezar la Marcha y participar en este Encuentro, para lograr la recuperación de Brukman y Sasetru, y el triunfo de todas las ocupaciones y luchas obreras. Las convocamos para que, unidas a las inundadas, piqueteras, trabajadoras del pescado, docentes, estatales, etc. y luchadoras por los derechos de la mujer, extendamos su lucha en todo el país y concretemos una nueva acción tomando la experiencia de las movilizaciones piqueteras y obreras, de la Asamblea Nacional de Trabajadores.

También te puede interesar:

Volvemos a reclamar #NiñasNoMadres.
Un panorama de la lucha del movimiento de mujeres y diversidades en el continente.
Recuperar el camino de la movilización popular. Vamos a los pañuelazos en todo el país.