28/09/2021

Femicida prófugo en Tucumán: el Estado es responsable

Roberto Carlos Rejas no había cumplido ni una semana de condena.

La semana pasada finalizó el juicio por la desaparición y asesinato de Milagros Avellaneda y su hijo Benicio. Fue encontrado culpable Roberto Carlos Rejas, guardiacárcel y padre de Benicio, y condenado a cadena perpetua en un accionar insólito para la justicia tucumana. Sin embargo, entre las 20.30 y las 21hs del día lunes 27, Rejas se escapó de la Seccional Bomberos, donde se encontraba encarcelado provisoriamente como un privilegio por pertenecer a las fuerzas de seguridad provinciales. Del mismo lugar ya habían escapado otros dos delincuentes peligrosos en anteriores ocasiones. Esa misma tarde, Amalia Ojeda, madre de Milagros y abuela de Benicio, fue amenazada por dos individuos también. Ningún hecho aislado.

Durante la noche y ante la inoperancia policial, vecinxs se congregaron en la casa de la familia Avellaneda para protegerla del peligro que significa tener el asesino de su hija y nieto en las calles. Luego, se trasladaron al lugar de la fuga para denunciar el hecho. Recordemos además que una de las juezas del tribunal se negaba a la provisional alegando que no había riesgo de fuga, sin tener en cuenta los fuertes lazos que tiene Rejas con la policía, siendo él guardiacárcel y toda su familia miembro también.

La descomposición de las fuerzas de seguridad es brutal. Rejas no llegó a cumplir ni una semana de la condena. La policía tucumana asesina de Facundo Ferreira, Ceferino Nadal, Luis Espinosa entre tantxs otrxs goza de la garantía de impunidad de la mano de Maley, Manzur y Jaldo. No descansaremos hasta que Rejas esté nuevamente encarcelado. El Estado es responsable de la vida y seguridad de la familia de Milagros. ¡Fuera Maley! ¡Justicia por Milagros y Benicio!