26/02/2004 | 839

Este es el relato que nos hizo una compañera del Polo Obrero en el corte que hicimos en Rosario, en Bv. Oroño y Circunvalación, el día 18 de febrero.


"Trabajo en el centro de Rosario, vendiendo cosas hace a proximadamente 15 años. Trabajo de noche. El martes 11 de febrero, a la madrugada, mientras esperaba el colectivo para regresar a mi casa, paró un auto con dos tipos y una mujer; me obligaron a subir al auto, me tiraron al pis o, siempre apuntándome con una pistola, y me llevaron a una casa, donde me violaron. Los tres participaron, eran experimentados. Continuamente me apuntab an con el arma. Fue una sesión de tortura. En un momento tomé agua y me quedé dormida por un rato. Me tuvieron todo el día martes y en la madrugada del miércoles me dejaron en la ruta, siempre amenazándome. El lugar era pasando Baigorria, creo que también San Lorenzo, puede ser cerca de Puerto San Martín. Llegue a Rosario a dedo. Fui al Hospital Clemente Alvarez, pero me dijeron que no me podían atender, porque tenía que hacer la denuncia en la seccional l8, que es la que me pertenece. Fui a mi casa y me acompañó mi marido. En la Comisaría no me quisieron tomar la declaración, me mandaron a la 2ª, donde tampoco me toman la denuncia, y me mandan a la 5ª; ahí me atienden en una "Secretaría de la Mujer Víctima", o algo así. Me atiende una mujer policía. Me toma el relato, me pregunta varias veces lo mismo, y me dice que yo no le digo lo mismo; me dice: vos me estás mintiendo, y yo le contesto: ¿vos me querés confundir o me viste cara de pelotuda?. Me decía si yo tenía un reloj portátil para calcular el tiempo. Cuando me pidió que firmara la declaración que me había tomado, yo le pedí que me dejara leerla; en una parte estaba escrito entre comillas "falso testimonio"; cuando le pregunté qué significaba, me dijo que yo tenía muchas vueltas y que si algo de lo que había dicho no era cierto, iba a tener problemas. Luego el médico me hizo los análisis. De esto hace siete días, y no he tenido ninguna respuesta. Cuando fui a preguntar me dijeron que ya me iban a llamar, me mandaron a una psicóloga y a hacer el identikit. Ahora tengo miedo de que me hagan culpable de algo. No me animo a salir a trabajar, no puedo dormir, no puedo llorar. Quiero que se investigue."


Nosotras, cuando escuchamos el relato, no tuvimos dudas: fue la policía

También te puede interesar:

Los jóvenes fallecieron luego de una brutal persecución policial.
A dos años de los hechos, la fiscalía pretende cerrar la causa sin ningún responsable condenado.
La violencia hacia las mujeres no cesa en la provincia.
Prensa Obrera entrevistó a la víctima de la represión estatal; un nuevo caso de abuso de un aparato descompuesto.
Una breve crónica personal del candidato del FIT-U, Santiago Sposito.
Un nuevo femicidio conmociona Mendoza. La familia convocó a una movilización en reclamo de justicia.