26/08/2021

Gran charla debate por la lucha contra la impunidad de los abusos eclesiásticos y la separación de la iglesia y el Estado

Con la participación de Romina Del Plá, Adrián Vitali y sobrevivientes de ASI.
PDT- La Plata

Juan Diez, Ojo Obrero Fotografía

Durante la tarde del 23 de agosto tuvo lugar una importantísima actividad virtual con destacados oradores, referentes de la lucha por la separación de la iglesia y el Estado y contra los abusos en las iglesias, que contó con la participación de más de 300 compañeras y compañeros conectados a través de Zoom y el Facebook Live del Plenario de Trabajadoras. La charla impulsada por el Plenario de Trabajadoras, en el marco de la campaña electoral como uno de los puntos programáticos destacados del Partido Obrero y el FIT-U, tuvo como moderadora a Pía Garralda, precandidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires, abogada de “Rocío” -denunciante de Sidders- y militante de APEL.

El primer orador fue Adrián Vitali, excura y autor del libro recientemente publicado “El secreto pontificio” sobre la pederastia y el encubrimiento en la Iglesia Católica.

En su intervención Adrián desarrolló el mensaje que contiene su libro y los distintos capítulos del mismo, destacando algunos conceptos: “el problema que la iglesia tiene con el cuerpo viene del siglo IV, cuando se transforma en la religión oficial del imperio romano y pasa a entender al hombre dividido, el alma por un lado y el cuerpo por el otro. Como el alma es lo más importante el cuerpo no importa; por eso los abusos que suceden en los niños no son importantes para la iglesia.. estos daños suceden en el cuerpo lo importante es que no sucedan en el alma.”

A partir de analizar el cuarto capítulo de su libro, Vitali agrega: “Juan XXIII en 1962 confecciona el primer protocolo sobre pederastia en la iglesia, considero que ese protocolo es el que incrimina a la iglesia con respecto a todos estos casos porque la iglesia sabía de esto y lo ocultaba. Ese protocolo duró 39 años, estaba en todas las instituciones eclesiásticas del mundo, era secreto y era el mecanismo con el que se manejaban en los casos de abuso.. Si un niño era abusado, según el protocolo, ese niño tenía 30 días para denunciar a su abusador con la autoridad de ese abusador. Normalmente pasaba que se confesaba con el otro cura de la comunidad y ese cura le decía “mira que es secreto y confesión, de esto no se puede hablar porque es pecado mortal”, y quedaban encerrados en ese tremendo esquema del silencio.. Si el niño se lo contaba a sus padres se firmaba un contrato de confidencialidad con el juez eclesiástico o con el obispo y se indemnizaba por ese daño, pero nadie más podía hablar del tema, y al cura se lo trasladaba de lugar como sucedió en el caso Provolo.. que a los curas de Verona los trajeron a La Plata y de La Plata a Mendoza, que si ahí no los denunciaban podían seguir haciendo el daño que vinieron haciendo desde Italia.”

La segunda oradora fue Julieta Añazco, sobreviviente de abuso eclesiástico, integrante de la organización Iglesias Sin Abusos y referente del movimiento de lucha contra los abusos sexuales en las infancias. Comenzó su intervención agradeciendo el acompañamiento del Partido Obrero y de las organizaciones de izquierda en esta lucha y, a continuación, contó parte de su historia personal: “En el año 2013 inicie el camino de la denuncia pública y penal acompañada por organizaciones de La Plata y de Neuquén. En ese camino, en medio de mis crisis y procesos personales, una tarde escucho a mi hijo y sus amigos que iban a una escuela católica muy conocida de la ciudad, el San Vicente de Paul, hablar de lo que pasaba en el momento de la confesión con el sacerdote Raúl Anatoly Sidders. Me quede paralizada porque no podía creer lo que estaba escuchando, porque lo que estaban contando de un modo gracioso, como algo divertido, es abuso sexual y es un delito y no se estaban dando cuenta.” Añazco agrega: “En ese momento no pudimos hacer nada, como pude trate de hacerlo público, pero al mismo tiempo con mucho miedo porque el sacerdote es una persona con mucho poder y, en ese camino apareció Rocío a quien estamos acompañando y agradecemos su valentía y su lucha a pesar de sus problemas de salud.» (..) «Muchos sobrevivientes atravesamos situaciones de extrema vulnerabilidad, y quizás habría que pensar en la posibilidad de una ayuda económica para poder costear el acompañamiento psicológico o psiquiátrico que va de la mano con el proceso de recordar, hablar y denunciar el abuso.”

Por su parte Rocío, denunciante del cura abusador Raúl Sidders, fue la tercera oradora de la charla y comenzó su intervención contando en carne propia lo duro que es para un sobreviviente el proceso de hablar y denunciar un abuso. «Si no fuese por el PDT y el PO, yo no hubiese llegado hasta acá. No va a ser fácil, soy una sobreviviente. Para mí es muy difícil esta lucha que es colectiva; Juli (Añazco) fue la primera persona que me creyó: fui abusada por Sidders desde los 11 años hasta casi los 15. Ahí pude romper el silencio. Ya no tengo más miedo.» (..) «Gracias a la lucha que dimos logramos que no pudiera salir del país, que vuelva de Misiones y lograr la orden de detención. Con lucha colectiva y organización… Es difícil para un sobreviviente poner el cuerpo, porque es el cuerpo el que soporta todo. Desde 2019 estoy hospitalizada. Pero no soy la única: la mayoría de los sobrevivientes de abusos eclesiásticos tenemos secuelas no sólo psicológicas y psiquiátricas, sino físicas.» La valiente Rocío, luego de destacar la conquista conseguida producto de la lucha y la organización cerró su intervención descargando una fuerte denuncia contra el Estado llena de bronca e impotencia por la impunidad que gozan los abusadores: «Este tipo está en un country sin estar enfermo, sin tener la edad, es injusto. Los sacerdotes, la iglesia y Sidders son amigos del poder. El Estado es responsable y es cómplice. Sidders me arruinó la vida y por eso seguimos luchando por justicia.»

La impunidad de que gozan los abusadores de la Iglesia Católica es expresión de su injerencia sobre el Estado, como una pata fundamental del sistema capitalista y la regimentación sobre las familias obreras, en particular sobre las mujeres y disidencias.

Como última oradora del panel debate, a cargo del cierre de la charla estuvo Romina Del Plá, precandidata a diputada nacional por el FIT-U en la provincia de Buenos Aires, quien en su paso por el Congreso apoyó esta causa y fue convocante de una imponente audiencia pública contra la impunidad de los abusos eclesiásticos. “Entiendo a Rocío en su sensación de impotencia. Sin embargo, luchando este año y medio logramos que Sidders no esté en libertad. Cada paso es un acto para reparar hacia atrás y lograr y justicia, y también para adelante: el cura suelto, sigue abusando.” (..) “El tema que abordamos tiene masividad y distintas expresiones que se manifiestan a diario. Lo vemos en los ataques a distintas personas, que se dan el lujo de llevar adelante las Iglesias. ACIERA consigue una cantidad de aportes enorme, ha tenido el tupé de atacar a una de las escritoras más prestigiosas, Claudia Piñeiro, como blanco de ataque por haber criticado el funcionamiento de las iglesias evangélicas, en un guion de la serie El Reino. El ataque fue directo a ella, aunque hay un equipo. Todo porque es una vocera de denuncia en el rol de la Iglesia, por el aborto seguro legal y gratuito, participante de la Ola Verde.”

Reforzando la importancia de la lucha por la separación de las iglesias del Estado, Romina agregó: “Necesitamos actuar e intervenir para modificar el futuro: en este sentido, el tema de la separación de las Iglesias y el Estado no es un tema menor.

La cantidad de recursos que obtienen las Iglesias, exenciones impositivas, impuestos que no les cobran, negociados. En su momento, Gabriel Solano presentó un proyecto en CABA sobre la separación de la Iglesia del Estado. Tienen exenciones impositivas en todos sus negociados en la Ciudad, aumentando las ganancias para tener recursos para ser una usina de ataque a los derechos de las personas.”

En consonancia con lo que mencionó Romina del Pla, respecto a los múltiples recursos obtenidos por la iglesia intervino “Chola”, una vecina del barrio El Rincón la ciudad de La Plata, invitando a participar de una movilización que se llevará adelante el viernes 27/8 desde las 17hs hacia el arzobispado platense para reclamar contra los terrenos cedidos de la iglesia en la última sesión del concejo deliberante por funcionarios de Juntos por el cambio y el Frente de Todos. “Todos Juntos” le quitaron a los vecinos del barrio El Rincón la posibilidad de tener una salita y un jardín materno-paternal para mejorar las condiciones del barrio.

Desde el Plenario de Trabajadoras y el Partido Obrero acompañaremos esta nueva acción convocada por los vecinos de El Rincón, entendiendo a la lucha por la separación de la Iglesia del Estado como un punto fundamental para terminar con la protección política y el amparo de los responsables de los aberrantes delitos constantes del personal eclesiástico, y también contra el tutelaje ideológico y oscurantista que implica para la sociedad.

¡Separación de la iglesia del Estado!

¡Basta de impunidad y encubrimiento para los curas abusadores!

 

También te puede interesar:

Otro fallo escandaloso que le garantiza impunidad a tres partícipes de una violación en manada en el camping “El Durazno” de Miramar.
El gobierno provincial declaró sujetos a expropiación terrenos para la construcción de una alcaldía y una cárcel sin consultar a los vecinos.
Con la venia de Cristina y los “nacionales y populares”.
El Frente de Izquierda sumó 5.4% alcanzando el tercer lugar.
El FIT-U con un pie en el Concejo Deliberante.