Mujer

13/8/2020

Hablan los padres de Lucía Pérez: un triunfo de la lucha contra la impunidad

El fallo ordena la realización de un nuevo juicio.

Redoblemos la campaña por justicia.

La Sala 4 del Tribunal de Casación dejó sin efecto la sentencia del Tribunal Oral N°1 de Mar del Plata, del 26 de noviembre de 2018, que absolvió a Juan Pablo Offiani y Matías Farías por el abuso sexual y femicidio de Lucía Pérez y a Alejandro Maciel (quien falleció absuelto) por encubrimiento. El fallo ordena la realización de un nuevo juicio.

El femicidio de Lucía, en octubre de 2016, generó el primer paro de mujeres del país y dio un impulso al movimiento de mujeres y diversidades que la convirtió en un símbolo de la lucha por #NiUnaMenos, primero, y luego del fallo contra la impunidad.

El desarrollo del juicio y la sentencia absolutoria abrieron un nuevo proceso de lucha. El Tribunal negó la relación de poder desigual entre tres varones adultos y una adolescente, con la que, además, se relacionaban mediante la venta de drogas con protección policial. En sus argumentos, responsabilizaron a la propia víctima de su muerte y buscaron naturalizar las relaciones de dominación que sufrimos las mujeres.

Rápidamente la familia de Lucía y el movimiento de mujeres iniciamos la lucha contra la impunidad, la protección estatal a la violencia de género y el contenido aleccionador del fallo contra las mujeres.

En una reciente entrevista, Marta, la mamá de Lucía dice: “este es un principio de justicia por Lucía, y por todas las Lucías que existieron”. La familia reconoce que este camino hacia la justicia “lo logramos luchando, mujeres, hombres, entre todos. Es una lucha entre todos. Este fallo se lo debemos a todos los que luchamos y salimos a la calle. No hubiera sido posible sin la lucha de todas las organizaciones y los que estuvimos en la calle, a ellos les agradecemos”.

En estos cuatro años no se abrió ninguna investigación sobre la trama de encubrimientos, ni sobre el negocio de la venta de droga en cercanía de escuelas, buscando adolescentes. Tampoco se avanzó con el pedido de jury a los jueces que intervinieron en el juicio por el crimen de Lucía. Seguir estas pistas implicaría indagar la responsabilidad del Estado en el fomento a la violencia y el sometimiento de la mujer.

El fallo de Casación dado a conocer esta semana llega casi dos años después de la sentencia y cuatro después del femicidio. Que se haya concretado es un triunfo del proceso de lucha y organización. La movilización popular deberá seguir paso a paso la concreción del nuevo proceso judicial, como único camino para obtener justicia por Lucía. Todo refuerzo de la independencia política del movimiento de mujeres será un avance en la lucha contra un Estado que se estructura sobre la violencia y, por tanto, ampara y protege femicidas y violentos.

¡Justicia por Lucía! ¡El Estado es responsable!