02/07/2021

La denuncia de María Becerra y la realidad de muchas 

Sumate a apoyar el proyecto del FIT-U presentado por la legisladora Amanda Martín para que haya una designación de personal de ESI en los colegios.

El sábado pasado en el programa PH, Podemos Hablar, la cantante María Becerra contó los maltratos y situaciones abusivas que sufrió en su primer año de secundaria en un colegio técnico.

Durante el programa María relató en un primer momento: “Antes era típico que vayas caminando y que te tocaran la cola, que te manosearan. Yo todos los días iba a quejarme a la dirección y me mandaban a hablar con la psicopedagoga. Hasta las mismas preceptoras me decían: ‘¿Y no pensaste en no usar más jean?’”

La parte más estremecedora fue cuando la cantante confesó que en una oportunidad, los mismos chicos que la venían molestando intentaron abusar de ella sexualmente, y que cuando la preceptora la vio y escuchó gritar, miró para otro lado. “Me salvó el timbre”, agregó. Las autoridades de la técnica tenían noción de esto porque ella iba todos los días a la dirección a quejarse por lo que sufría.

Esto fue en 2012 pero…¿Cuántos casos conocemos como el de María Becerra? ¿Cuántas veces las autoridades de los colegios callaron ante las situaciones abusivas que sufrimos en nuestras aulas? ¿Cuántas veces nos responsabilizaron a nosotras diciéndonos provocadoras o señalándonos en cómo íbamos vestidas? La denuncia de María sirvió para destapar una olla que viene haciendo presión hace rato, y que las pibas venimos poniendo sobre la mesa porque es una realidad que se vive a flor de piel en los colegios.

Mientras nos siguen negando el acceso a una educación sexual laica y científica en todos los niveles educativos que nos eduque desde el consentimiento y el disfrute pleno de nuestra sexualidad, la regimentación hacia las estudiantes por parte de las autoridades y directivos de las escuelas es total. Un ejemplo de esto es la imposición de códigos de vestimenta retrógrados y machistas que expresan la cosificación sistemática a las pibas, argumentando que con su ropa “provocan”, reproduciendo lo peor de la cultura machista que justifica las violaciones o desapariciones “por el largo de su pollera” o “por lo provocativo el short”. Pero gracias al avance de nuestra lucha impulsando pollerazos contra esta herramienta de disciplinamiento hacia las pibas, pudimos tirarlos abajo en muchísimos colegios y problematizar que es a nosotras a quienes siempre se nos señala con el dedo. Pero, ¿cuántas niñas y adolescentes seguirán viviendo esta situación?

En ese sentido, denunciamos que tanto Larreta y Acuña en CABA, como en todo el país de la mano de Trotta, se haya dejado de impartir la ESI en cuarentena, sin garantizar su efectiva implementación salvo por la voluntad que tienen les docentes a hacerlo.

La falta de capacitación a estos últimos, como así también la falta de personal psicológico y pedagógico en las escuelas que tenga los instrumentos para abordar las situaciones de violencia y acoso para garantizar contención, es el motivo por el cual haya más “preceptoras que miran para otro lado”. Por eso desde nuestra banca en la legislatura porteña como FITU-PO de la mano de Amanda Martín, presentamos un proyecto para que haya una designación de personal de ESI en los colegios. Es fundamental poner en pie gabinetes interdisciplinarios con personal profesionalizado en las escuelas para brindar herramientas de contención a todas las mujeres y diversidades de la comunidad que sean violentadas.

También te puede interesar:

Enfrentar el ajuste nacional y avanzar con una verdadera oposición popular al régimen de negocios y privatización de Larreta y sus cómplices.
¡Fuera de la educación pública y la formación docente!
Reclaman contra el hambre y por la asistencia alimentaria a los comedores populares.
Vamos con el FIT-U contra el ajuste nacional y la ofensiva privatista en la Ciudad.