Mujer

27/11/2023

La primera movilización contra el gobierno de Milei la organizamos las mujeres

Por delante tenemos la tarea de reforzar esta lucha como la única manera de defender lo conquistado y pelear por la agenda del movimiento de mujeres que aún tenemos por ganar.

Foto: Federico Imas @ojoobrerofotografía

El 25 de noviembre, día internacional contra las violencias hacia las mujeres, a 63 años del asesinato de las hermanas Mirabal en manos de la dictadura de Trujillo, el movimiento de mujeres se movilizó a Plaza de Mayo. La movilización fue parte de la Acción Global Feminista en apoyo al pueblo palestino, por alto al fuego en Gaza y por el fin de los ataques israelíes en los territorios de la Cisjordania ocupada.

La jornada de lucha fue organizada por la Asamblea de Mujeres y Diversidades de CABA, compuesta por decenas de organizaciones de mujeres, sindicales, piqueteras; y, en esta ocasión, tuvimos una importante presencia de organizaciones de los pueblos árabes. Los grandes ausentes de la jornada fueron los sectores kirchneristas.

No faltó el pronunciamiento contra el movimiento de mujeres y su lucha por parte de la Daia, que viene amenazando y persiguiendo a luchadores y figuras públicas que se pronuncian en apoyo al pueblo palestino.

La movilización tuvo el gran valor de ser la primera marcha luego del triunfo de Javier Milei, que conformará un gobierno de ataque directo a las mujeres y a las conquistas ganadas, como el derecho al aborto que dice querer derogar, los ataques a la Educación Sexual Integral, el desprecio a las diversidades sexuales y de género y el negacionismo sobre la violencia de género y la brecha salarial.

El documento construido por la Asamblea de Mujeres y Diversidades tuvo por eje la denuncia al gobierno electo de Milei y su agenda de ajuste, que impulsa un discurso de odio y revanchismo hacia el movimiento de mujeres. La defensa de la ILE, la aplicación efectiva de la ESI, y la defensa de los puestos laborales (como los de las trabajadoras estatales de la línea 144) y de los alimentos para los comedores populares fueron algunos de los puntos del documento.

A su vez, no dejamos de denunciar el estado actual de crisis social, responsabilidad del gobierno de Massa. Que gran parte de la población trabajadora haya visto como alternativa a un personaje nefasto como Javier Milei es responsabilidad del gobierno fracasado del 140% de inflación anual y del 43% de pobreza, que supuestamente venía a llenar las heladeras y nos hundió en el hambre. En ese sentido, la movilización se pronuncio contra el acuerdo con el FMI y la agenda de ajuste que viene implementado el gobierno de Massa y que Milei busca profundizar.

El saldo que nos deja el gobierno saliente de Massa para pelear contra Javier Milei es claramente negativo: la profundización de la brecha salarial entre hombres y mujeres, la pobreza e indigencia, que es más aguda entre el sector femenino, la precarización laboral, la falta de asistencia real para mujeres en situación de violencia, la ESI que no se aplica y sigue sin ser de orden público, las iglesias cada vez más empoderadas por el Estado a partir del sostenimiento económico y las aperturas de secretarías de culto.

Para enfrentar la agenda reaccionaria del próximo gobierno es necesario romper el inmovilismo que nos imponen las burocracias sindicales en los lugares de trabajo, de estudio y en los barrios. A la derecha reaccionaria se la enfrenta si construimos un movimiento que tome la agenda del movimiento de mujeres y que le dé una perspectiva de organización. Por delante tenemos la tarea de reforzar esta lucha como la única manera de defender lo conquistado y pelear por la agenda del movimiento de mujeres que aún tenemos por ganar.

Adjuntamos el documento leído en Plaza de Mayo: