05/04/2021

La situación del aborto legal en Salta

Fuera los objetores de la medicina privada y del hospital público. Preparemos una gran movilización para el 28 de mayo, Día de Acción por la Salud de las Mujeres.

Las declaraciones del director del Hospital Materno Infantil, Federico Mangione, merecen un análisis preciso sobre la situación de Salta por referencia al cumplimiento de la ley de aborto legal.

En primer lugar, el doctor Mangione, realizó declaraciones en dos entrevistas, el día en que los antiderechos se movilizaron por el día del “niño por nacer”. Aunque en las entrevistas dice no ser objetor, sus argumentos fueron tomados por la iglesia hasta en la homilía de semana santa.

Por radio Aries, dio una entrevista donde incurrió en varias mentiras. Dijo que la ley no tiene límites y recibió pedidos de interrupción de 38 semanas, que están desbordados por la cantidad de legrados, morbosamente los describió, como en el video del grito, y también dijo que las clínicas y las obras sociales derivan al hospital público y no dan a basto.

Miente Mangione. La ley IVE dice claramente hasta las 14 semanas. Sobre los ILE, de abortos con causales, ya es legal hace mucho tiempo y no está en discusión. Lo que se ve es que en realidad se queja de hacer la práctica a niñas violadas o interrupciones terapéuticas por riesgo de vida de la madre.

Las declaraciones resultaron muy alarmantes, y consultado por El Tribuno, se explayó explicando que en realidad las obras sociales solo pagan $1.500 por cada “legrado” y que por eso las clínicas se niegan a hacerlo, que en realidad se declaran objetores porque no les es rentable. Dijo también que desde la promulgación de la ley se realizaron 120 interrupciones con Misoprostol y 42 legrados. La cifra de esto último es llamativamente alta, teniendo en cuenta que esta intervención se hace en casos de infecciones por abortos clandestinos, ni antes de que el aborto sea legal era tan alto.

También se quejó del precio del Misoprostol: cuando eso sale del presupuesto, no lo tiene que pagar el hospital.

Después agrego que la ley tiene “grises”, que no está clara la extensión de la objeción de conciencia, que a veces no pueden realizar la práctica porque se declara objetor el camillero, incluso el personal de limpieza. Desde el interior derivan al hospital central de la ciudad porque, aun habiendo médicos no objetores, si lo son todos los enfermeros.

Y por último dijo que los médicos no objetores, son discriminados y perseguidos. Esto objetivamente no puede quedar en el reclamo de un médico ante un medio de comunicación, el Ministerio de Salud debe resolver inmediatamente la situación y terminar con el hostigamiento de los antiderechos, hacia profesionales que actúan cumpliendo una ley que por sobre todo, es para salvar vidas.

Al cruce le salió Mariano Gutiérrez de ACLISASA (Asociación de Clínicas y Sanatorios Privados de la Provincia de Salta), que dijo que no son tantos los pedidos de legrados, que fueron notificados sobre el cumplimiento de la ley por las obras sociales, pero ellos reclamaron que el médico no objetor lo ponga la obra social. También cargó contra el colegio de médicos, que no hizo ninguna declaración al respecto, pero refrendan el comunicado de declarase, todo el colegio médico, objetor.

A todo esto el ministro de salud dijo que desde el ministerio no tienen injerencia sobre las clínicas privadas, entonces más allá de las reuniones que han mantenido con el gobierno, no se puede obligarlas a que realicen esta práctica.

Lo más grave de todo, es que el gobernador Sáenz no dijo nada al respecto. De hecho la ligazón de este gobierno con la medicina privada es una relación política muy aceitada, cuando asumió le entrego el ministerio de salud a la presidenta del Swift Medical Group, así que se está lavando las manos.

La que si tomó los dichos del director del materno infantil fue la iglesia católica. El monseñor Cargnello, en la homilía y en los medios de comunicación, dijo que la ley del aborto legal trajo prácticas sexuales irresponsables, que hasta crecieron las enfermedades de transmisión sexual. ¡Repudiable!

La iglesia está en contra del sexo responsable, de la anticoncepción, del preservativo, de las ESI. Cargnello tiene que rendir cuentas sobre el encubrimiento a los abusos de los curas salteños y dejar de opinar de las mujeres.

Estamos ante un problema muy serio, el gobierno de Sáenz, dice que se garantiza la práctica y no es tan así. La ley y la reglamentación es clara en cuanto a los tiempos de la práctica, la objeción de conciencia, la responsabilidad de las clínicas y las obras sociales. No está en debate si legrado si o legrado no, la OMS desaconseja esa práctica porque la interrupción recomendada es medicamentosa, por ser segura y menos costosa, pero sobre todo segura.

En cuanto a la objeción de conciencia está claro que es individual y que además están permitiendo acciones que no están admitidas. En ninguna rama laboral te permiten objetar hacer tu trabajo, pero en los hospitales de Salta sí. Quiere decir que permiten la violencia obstétrica abiertamente, un camillero o una mucama no pueden declarase objetores.

En cuanto a las obras sociales, en su mayoría manejadas por las burocracias sindicales, además de incumplir la ley, están estafando a sus afiliadas. Las trabajadoras, además de ser rehenes de estos rufianes, que acuerdan salarios a la baja, firman destruir los convenios colectivos, ahora encima su salud sexual también depende de ellos.

La realidad de la ley y la situación de muchas mujeres van por veredas opuestas, porque la ley ya vino con una trampa. La objeción de conciencia es el ariete de la iglesia para que no se cumpla, como ya lo hacen con los ILE. Ningún estado, ni el nacional, ni el provincial, están dispuestos a hacer cumplir porque anteponen los intereses de la iglesia y de los empresarios de la medicina privada, que dicho sea de paso, se les termino el negocio del aborto clandestino.

Hoy en Salta las mujeres desesperadas, por temor a pasarse de las 14 semanas, están acudiendo a abortos clandestinos. No sirve de nada ese 0800 para denunciar el incumplimiento de la ley. A una mujer del interior le sale más barato un aborto clandestino que viajar a Salta al Hospital Materno Infantil, porque esa es la llamada derivación, te dan un papel que dice derivación, pero vas sola, no te ponen una ambulancia, ni ningún vehículo de salud.

Preparemos una gran movilización para el 28 de mayo, Día de Acción por la Salud de las Mujeres. Luchamos muchos años para conquistar la ley del aborto legal, si esto sigue así, aún con ley podemos tener muertes por abortos clandestinos. Vamos por la separación de la iglesia del estado, basta de mandar sobre los cuerpos y la vida de las mujeres. Impongámosle a Sáenz el cumplimiento pleno de la ley en todos los hospitales de la provincia.