17/04/2021
Neuquén

Lucha de salud: las mujeres al frente de los piquetes

Hace más de 50 días que trabajadores y trabajadoras autoconvocadxs de salud luchan por el salario y el pase a planta de laburantes eventuales, una reivindicación vital ante la segunda ola de pandemia. En toda la provincia se han levantado 26 piquetes como expresión de lucha contra el acuerdo salarial del 12% entre la burocracia y el gobierno. En la huelga en general pero en los piquetes en particular las trabajadoras de salud juegan un rol central en su sostenimiento y organización.

Las compañeras no solo están presentes en la primera línea contra el Covid-19, sino también, en la ruta contra el ajuste. Enfermeras, médicas, administrativas y distintas profesionales, se enfrentan diariamente a las provocaciones de camioneros y patotas orquestadas por el propio Estado para desarticular la resistencia piquetera. Al mismo tiempo los cortes se han revelado como una tendencia de intervención para trabajadoras de la educación, amas de casas, trabajadoras de plus, auxiliares de servicio que levantan su propio pliego de reivindicaciones. Madres, abuelas, tías, hermanas, primas, jóvenes, jubiladas, ocupadas y desocupadas, todas ellas sostienen una presencia sin solución de continuidad en los piquetes que se desarrollan a lo largo de toda la provincia, acompañan el conflicto de salud, sumándole a la tarea que cada una trae de su propio hogar.

 

Cada una se destaca por un rol distinto. Mujeres que hacen las tortas fritas. Las que ordenan el piquete. Las que corren atrás de sus niños. Las que levantan sus banderas. Las que enuncian por el megáfono La que toca el bombo, el zurdo, el redoblante. La que se anima a bailar. Son ellas quienes han estado al pie del cañón llevando adelante firmes y convincentes, el reclamo. Unidas por una lucha en común, contra la manipulación y el fraude de los políticos del sistema, porque todas ellas pueden comprender la importancia de que si gana la salud, ganamos todxs. Nuevamente las mujeres han demostrado ser una vanguardia de lucha que, vinculada al movimiento obrero en general, se transforman en una topadora imparable.

El Plenario de Trabajadoras se juega a fondo en toda esta perspectiva, porque si esta lucha sale victoriosa prepara la escena para potenciar todas las luchas en curso.

Los reclamos que animan a las trabajadoras son muy claros, son de clase: recomposición salarial, pase a planta permanente, 6 horas para enfermería, recursos para atender. Su victoria, además, las fortalece y tonifica para enfrentar la violencia hacia las mujeres en el ámbito laboral e institucional. Porque la violencia que sufre la mujer no es “una omisión del Estado”, sino que este es responsable de un régimen político y social que promueve y encubre toda la barbarie que vive la mujer, ergo los hospitales no son ajenos a la misoginia de las/os funcionarias/os y de las patronales de los servicios tercerizados, que son muchos.

Sin la emancipación de las mujeres no hay emancipación humana. Por esto, acompañamos desde el Plenario de Trabajadoras de toda la provincia, firmes también en la convicción de esta lucha, con reivindicaciones acompañadas por la lucha contra ese Estado y sus partidos, responsables de todos los agravios a la mujer trabajadora y con una organización que permita avanzar en un programa que atienda a nuestra condición de doblemente oprimidas, explotadas, resistentes y rebeldes que luchan contra la dominación patriarcal y el barbarismo generado por el capitalismo.

Las mujeres siempre hemos estado en la primera línea de grandes luchas.
“Cuando las mujeres están a la vanguardia de la lucha, la revolución no está muy lejos”(Mirabeau)
Arriba las que luchan.
¡¡Viva la lucha de los trabajadorxs de salud!!

 

También te puede interesar: