19/12/2020
ABORTO LEGAL

Misiones: campaña de aprietes de organismos estatales contra legisladores verdes

Amenazas desde la página oficial de la Subsecretaría de Culto.

Luego de la media sanción del proyecto de IVE, las redes sociales de Misiones se inundaron de escraches en contra de las legisladoras que han votado a favor del proyecto. Lo más preocupante y repudiado desde el movimiento de mujeres ha sido la campaña de amenazas contra la legisladora renovadora, Flavia Morales, incitada desde la fanpage oficial de la Subsecretaría de culto, un organismo del Ministerio de Gobierno, encabezado por Rossana Barrios.

Desde la cuenta oficial se compartió una serie de amenazas, principalmente dirigidas hacia Flavia Morales, integrante del mismo espacio partidario, quien había cambiado su voto con respecto a la votación en 2018, con frases como: “ahora a no olvidar y que le cueste caminar libremente por nuestra provincia” y “todos deben saber quiénes son los que defendieron, desde su espacio de representantes misioneros, a las dos vidas! A los otros, la justicia divina siempre llega”.

El proyecto reaccionario de la Renovación

La Subsecretaría es el humus de la profundización de los vínculos entre el Estado provincial y la Iglesia. Fundada en 2008, el exgobernador Rovira lo que pretendió con ella era reparar ese vínculo, estropeado luego de enfrentarse con el obispo Piña y perder en el 2006 el intento de convención constituyente, para modificar el artículo 110 de la constitución provincial que habilitaría una segunda reelección para gobernador y vice.

La actual titular del área fue una acérrima militante de la coalición opositora a “la re re”y ahora es funcionaria de la Renovación, cosa que demuestra que la creación de la subsecretaría fue una medida en ofrenda de paz al clero. La única función del ente es la de mantener relaciones institucionales con las autoridades eclesiásticas pero, al manejar presupuesto, ha podido hacer propaganda, participando activamente de las actividades de la Mesa “Juntos por la vida”, como ha sucedido en el 2018 y como sucede este año luego de que Fernández haya presentado el proyecto de aborto legal.

Las amenazas en cuestión son atribuidas desde los medios directamente a la mismísima Rossana Barrios (MisionesOpina, 16/12), quien ha sido vista no solo como participante de marchas antiderechos, sino como organizadora. Lo cierto es que su participación pública en estas actividades no solo marcan su postura contra el aborto, sino que debe entenderse como la orientación general del gobierno renovador, luego de haber puesto al antiderechos de Alarcón de ministro de Salud y de que el gobernador Ahuad haya manifestado públicamente estar en contra de este derecho, son motivos más que obvios. No debemos olvidar que la Renovación es responsable de hacer parir a 200 niñas por año y de bloquear sistemáticamente la educación sexual, laica y científica en las escuelas.

Jugadas y contrajugadas

El voto positivo de Morales a la IVE no necesariamente es por convicción, sino que puede darse en el medio de una disputa que tiene la Renovación con el kirchnerismo misionero de poder conquistar y contentar al progresismo votante en la provincia, que sufragó hacia un lado o al otro de los partidos del régimen. Como parte de esta riña puede tomarse la pobre contestación de “tomar acciones” por parte de la renovadora Silvia Risko, titular del Inadi, contra las amenazas de culto a Morales (La Voz de Misiones, 16/12).

Lejos de ser la norma, estos bloques no se caracterizan por apostar al progresismo, sino por su accionar por demás reaccionario y conservador. Se puede comprobar con la cantidad de guiños a las iglesias (las grandes concesiones en terreno educativo y de salud, los jugosos subsidios que reciben las sus instituciones educativas no solo primarias y secundarias, sino también de nivel superior, como el Montoya y la UCAMI). Es así que puede entenderse por qué el ataque a su propia “compañera” de frente. La Subsecretaría de culto no es solo una política de Estado, sino que es la vocera de las cúpulas eclesiásticas dentro del Estado, no teniendo incluso reparos en atacar a una legisladora que convalida todas las medidas del espacio y vota en bloque (tal y como se jacta la Renovación) políticas antiobreras, en contra de la mujer y de la juventud (como ser la reforma previsional de Macri, presupuesto 2019, entre otros).

¿Renuncia o disolución?

Entendiendo la verdadera función de la Subsecretaría, desde el Partido Obrero no creemos que exigir la renuncia de su titular y del equipo a la que responden sea suficiente para evitar este tipo de campañas. Debemos ir más allá y exigir la disolución del ente como parte de una gran campaña del movimiento obrero, de mujeres y diversidades y de la juventud por la separación de las Iglesias del Estado, en defensa de todos nuestros derechos.

Rossana Barrios, subsecretaria de culto en manifestación antiderechos

En esta nota

También te puede interesar: