02/04/2021

Pilcaniyeu-Río Negro: declararon culpable al capataz municipal acusado de abuso sexual

¡Cárcel efectiva para Sandro Ocares!

En la mañana del 19 de marzo se declaró culpable al acusado Sandro “Palito” Ocares, capataz del Municipio de Pilcaniyeu, en la provincia de Río Negro por los delitos de abuso sexual que le atribuían. Según la acusación ahora ratificada, Ocares cometió un hecho de abuso sexual simple (tocamientos) y uno de abuso sexual con acceso carnal (violación) contra una empleada del Municipio, en distintos escenarios de la localidad. Después de dos años de que la victima realizara la denuncia, se fijo la audiencia del juicio a principios de marzo de este año.

El primero de los hechos ocurrió en el interior de la Secretaria de Cultura de la Municipalidad de Pilcaniyeu, lugar donde la víctima trabajaba cuando Ocares abuso sexualmente de ella. El segundo episodio ocurrió en el interior de las instalaciones de la radio FM Patagonia, casi a la salida de Pilcaniyeu; donde ingreso al lugar de manera violenta y realizo tocamientos a la víctima contra su voluntad.

A pesar de la gravedad de la denuncia y alcance provincial que ha tenido el caso luego de que confirmaran el juicio, generando a su vez movilizaciones y comunicados del movimiento de mujeres en repudio al hecho, el capataz Sandro “Palito” Ocares continúa gozando de libertad, aún después de haber sido declarado culpable de los hechos y ante el pedido los familiares de la damnificada exigiendo su prisión preventiva.

Encubrimiento y complicidad del municipio con el gobierno provincial

Luego de que la víctima realizara la denuncia a fines de marzo de 2019 en la localidad de Bariloche, ella y otras 9 personas, quienes participaron de las protestas para que llegue a juicio, fueron despedidas del municipio de la Región del Sur. Esto no es novedad, debido a que el intendente de Pilcaniyeu, Néstor Ayuelef, antes del Frente para la Victoria y ahora de Juntos Somos Río Negro, es familiar del acusado.

El intendente no solo no dijo ni un posicionamiento al respecto del caso o si quiera dio una respuesta frente a los despidos del municipio, si no, que se limito a decir en una conferencia de prensa “dejamos en manos de la justicia el esclarecimiento de los hechos”, mostrando su protección al acusado y negando la denuncia de la víctima.

Esto sin dejar obviamente de lado el silencio absoluto de, el entonces gobernador, Alberto Weretilneck. Incluso luego del escrache en un acto público, donde se encontraban, además de él, el intendente Nestor Ayuelef, el legislador Leandro Lescano, y la mismísima gobernadora actual de Rio Negro, Arabela Carreras, quién, al ver aparecer a los hombres y mujeres con los carteles entre el público, le hizo señas a Ayuelef para que huya en dirección a una puerta de salida lateral.

Que el caso no haya tenido repercusión en los medios locales al inicio de la lucha, como ha sucedido en cantidad de casos por el simple hecho de que sucedió en un pueblo chico, en realidad se tapaba a toda una cúpula del poder político involucrada. Observamos la complicidad con la que se manejan los gobiernos del régimen, la justicia que garantiza la impunidad y el abandono a las víctimas de violencia de género que, en este caso, quedan desprotegidas a la espera de la condena de su abusador.

Organizades y a las calles

A través de este caso se dio muestra del repudio del movimiento de mujeres en varios lugares de Río Negro, junto con las constantes movilizaciones en Bariloche por el avance de la denuncia, que a su vez marcaron el camino a seguir para que no reine la impunidad de estos aberrantes personajes. En este sentido denunciamos la responsabilidad del Estado y los gobiernos, quienes ponen a disposición de todas sus instituciones para cubrir al abusador, negando presupuesto y sin voluntad política que evite que las mujeres se vuelvan cada día más vulnerables frente a un régimen ajustador de hambre, desocupación y femicidios, con la principal tarea del pago a la deuda del FMI.

Desde el Plenario de Trabajadoras de Bariloche exigimos cárcel efectiva para el capataz municipal Sandro “Palito” Ocares y repudiamos el accionar de la justicia, quién dejó estancada la denuncia por dos años, niega otorgar una condena efectiva, incluso después de declararlo culpable, y permite la libertad actual al abusador. Brindamos nuestro apoyo y nos ponemos a disposición de la víctima, familiares y compañerxs.

Hoy más que nunca, vamos por un Concejo Autónomo de Mujeres y Diversidades, fuero especial por violencia de género, con jueces y fiscales con cargos electos y revocables.

Basta de femicidios y violencia de género.

El Estado es responsable.

También te puede interesar:

Se dió en el marco de un paro nacional de trabajadores de prensa.
Tras 3 años de demora se pedirá saber si la fiscal incurrió en “mora e irregularidades”.
Solo los y las trabajadoras podemos dar salida a la crisis.
Exigen salarios dignos, el plus por zona desfavorable y que "repartan la torta" con cortes intermitentes de calle 9 de Julio.