Mujer

18/10/2023

Renuncia de paternidad: la propuesta misógina de una candidata de Milei

Lilia Lemoine promueve un proyecto descabellado y condenatorio de las mujeres.

Lilia Lemoine.

Lilia Lemoine, candidata a diputada nacional por La Libertad Avanza en la provincia de Buenos Aires, difundió las características de un proyecto que pretende presentar en el Congreso para que los hombres puedan renunciar a la paternidad de los hijos no deseados. El fundamento de dicha medida sería una supuesta “unilateralidad” en el derecho al aborto y un profundo desprecio hacia las mujeres, a las que Lemoine califica como aprovechadoras.

Para Lemoine “no es justo que un hombre tenga que hacerse cargo económicamente de una criatura hasta los 18 años cuando no lo quiere tener”, como punto de partida para señalar que las mujeres “tienen el privilegio de poder matar a sus hijos y renunciar a ser madres”, en clara referencia al derecho al aborto conquistado por la lucha de la Marea Verde.

El razonamiento de Lemoine parte de un profundo desprecio hacia las mujeres, a las cuales caracteriza como manipuladoras y ventajeras. “¿Por qué los hombres por ley tienen que mantener a una criatura que, quizás, porque le dijeron ‘sí, sí, acabá adentro que total tomo la pastilla’? O le pinchan un forro, porque hay muchas mujeres que para enganchar a un tipo hacen estas cosas y se aprovechan de que el tipo, en el medio de la calentura, hace… ¿viste? ‘Ay, papito, dale’”, manifestó la candidata de Milei.

La defensa de la libertad, en los términos que formula Milei y La Libertad Avanza, incluye estas derivaciones. Quienes profesan la defensa de la familia y las niñeces, como fundamento para suprimir el derecho al aborto, consideran que la libertad patrimonial de los padres debe estar por encima de las necesidades materiales y económicas de los niños.

Por otra parte, desconocen una realidad que ya impera en la sociedad, que es el desentendimiento liso y llano de muchos padres respecto a las obligaciones económicas y los vínculos afectivos con sus hijos, dejando a la mujer en una situación de mayor vulnerabilidad, teniendo que soportar ella sola las cargas del proceso de crianza.

Esta visión “contractual” burda de las relaciones humanas y de parentesco atenta incluso contra las bases más elementales del derecho privado. Para Lemoine “la mujer, cuando se entera de que está embarazada, tiene 15 días para notificar al padre”, quien “podrá decidir si va a hacerse cargo del hijo o no”. Para el derecho burgués el “contrato” ya estaría perfeccionado al momento de la concepción, no siendo suficiente “alegar disconformidad tardía” y teniendo que probar los “vicios en el consentimiento” libremente otorgado. En La Libertad Avanza entienden que todo se puede resolver… con una Carta Documento.

Esta iniciativa polémica tampoco explica qué sucedería en el caso de que la madre no pudiera o “quisiera” hacerse cargo del niño ya nacido. Ya que la fuerza de Milei desprecia la intervención pública solo queda pensar que el niño nacido iría a parar a un eventual “mercado de bebés”, donde, como toda mercancía, podría realizarse… o no.

Además, se trata de un sector que se declara enemigo público de la Educación Sexual Integral (ESI), cuya aplicación serviría a desmitificar prejuicios y valoraciones como las que realiza antojadizamente Lemoine en base a lo que le contó “su abuela la enfermera”.

Lemoine ya viene de otras polémicas, como la de instruir a militantes de La Libertad Avanza a llamar a Ofelia Fernández “tanque australiano de medialunas”. Su propia candidatura es justificada por ella debido a que “a las mujeres, generalmente no les interesa demasiado la política, solo en la izquierda”.

La misoginia y el machismo en La Libertad Avanza no solo responde a que se trata de un rejunte de los peor y más arribista de la derecha y los sectores conservadores sino a una línea de disciplinamiento contra las mujeres trabajadoras y división del trabajo que favorezca los negocios capitalistas, sometiendo a las mujeres a una doble explotación y acondiciones laborales y salariales paupérrima, que el propio Milei ningunea y desconoce.

Con estos proyectos, La Libertad Avanza va mostrando la hilacha y las derivaciones de sus políticas donde la “libertad individual” se encuentra por encima de todos los valores, incluida la “familia”, los niños, los trabajadores y todo el mundo. Una exaltación de las libertades económicas e individuales, para que los capitalistas puedan hacer y deshacer a su antojo, contra los intereses colectivos de los trabajadores.