23/04/2021

República Dominicana: se cumple un mes de acampe por el derecho al aborto no punible

La prohibición de la práctica es total en el país.

El movimiento por el derecho al aborto en República Dominicana viene realizando un acampe desde hace un mes frente al Palacio Nacional, en Santo Domingo. Reclaman el acceso a la interrupción legal del embarazo bajo tres causales: violación, peligro de vida de la persona gestante o inviabilidad del feto. La acción de lucha se da en el marco de la discusión parlamentaria para modificar el Código Penal, que se está desenvolviendo en estos momentos. Para echar lastre, la Cámara de Diputados votó, en primera instancia, que la reforma despenalice solo causal de peligro de vida de la madre.

La medida, que recibe el nombre de «campamento de la resistencia » o «de la dignidad», cuenta con una gran adhesión popular, que se expresa en movilizaciones de apoyo como la que tuvo lugar el domingo pasado. Según las encuestas, el 60% de la población está de acuerdo con establecer causales para el aborto no punible.

Se trata de una demanda que fue utilizada por el presidente Luis Abinader durante la campaña electoral de manera demagógica, que ahora, estando en el gobierno, no cumple. En su lugar, propuso someter este derecho a un referéndum popular para intentar desactivar la lucha de las mujeres. A su vez, la primer minoría de la Cámara de Diputados, la cual se encuentra discutiendo una reforma del Código Penal que no incluye la despenalización de dos de las tres causales que se reclaman, la tiene el partido gobernante (Partido Revolucionario Moderno). Es decir, ninguno de los 90 diputados oficialistas alzó la voz para que esta demanda sea incorporada en el debate parlamentario.

Sucede que Abinader mantiene estrechos lazos con las iglesias católica y evangélica. Según sus palabras, se considera un “fiel creyente en los valores cristianos y familiares” y ha dicho públicamente que está en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo y de la «ideología de género». De hecho, durante la campaña electoral exhortó a ambas instituciones para que incrementen su injerencia en el plano educativo, declarando: “como yo he educado a mis hijas que han ido a iglesias católicas, que están en universidades católicas también, yo creo en esa educación. Es la educación que yo le voy a pedir a las iglesias evangélicas que participen con nosotros, para que tanto en los liceos como en las escuelas, contribuyan con nosotros en esa educación de valores”. Por lo tanto, le da la espalda al movimiento de mujeres.

República Dominicana tiene una de las legislaciones más restrictivas en la materia, fruto de la enorme injerencia del clero en las instituciones del Estado. Es uno de los pocos países, junto a Nicaragua, El Salvador, Honduras y el Vaticano en los cuales la prohibición del aborto es total.  El Código Penal prevé penas de hasta dos años de prisión para las mujeres y niñas que interrumpan su embarazo, y de hasta 20 años para los profesionales que realicen la práctica.

Por lo tanto, proliferan los abortos clandestinos, poniendo en riesgo la salud de las mujeres pobres. Según el Ministerio de Salud, al menos el 8% de las muertes maternas en el país son provocadas por complicaciones debido a abortos ilegales o espontáneos. Además, cada año ingresan 25.000 mujeres al sistema de salud por complicaciones a causa de abortos inseguros.

“Los datos de la Procuraduría General de la República de 2020 muestran que ese año se produjeron 5.227 delitos sexuales, 1.028 fueron violaciones y 1.710 agresiones sexuales. Las estadísticas nacionales revelan un panorama terrible, porque entre 2010 y 2019 fueron obligadas a parir 4.145 niñas de 12 o menos años: 287 de ellas tenían nueve años” (El País, 31/3).

El tenaz acampe que vienen protagonizando las mujeres sin dudas se inscribe en el reverdecer de la lucha por el derecho al aborto, que tiene sus manifestaciones en distintos puntos del continente como en Chile y México, a partir del triunfo de la marea verde en Argentina, que conquistó el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo en diciembre pasado ganando las calles.

Todo el apoyo a las compañeras dominicanas en su lucha contra el oscurantismo clerical por la despenalización de las causales. Aborto legal ya.

 

 

También te puede interesar: