05/08/2021

Río Cuarto: sin justicia a un año del crimen de Mónica Ordóñez

La familia reclama que se esclarezca el caso y se cambie la carátula a "femicidio".

Ph: Julia Quiroz

El 5 de agosto del 2020, en la ciudad de Río Cuarto, se encontró sin vida el cuerpo de Mónica Ordóñez que tenía 35 años de edad. La encontró dentro de una casilla de tren ubicada en El Andino, una mujer que paseaba con su perro. Desde ese momento, la causa pasó por diferentes estadios, pero hoy en día no hay ningún avance, ni existe ningún imputado.

Las pruebas de ADN llegaron a la mitad y aún falta un segundo informe que sería determinante, pero la justicia tiene todo parado. La hermana de Mónica, Soledad Ordoñez, reclama que se esclarezca el caso y que se cambie la carátula a «femicidio». Ella sostiene que las pruebas genéticas apuntan a su padre, quien falleció al poco de tiempo de que asesinaran a Mónica, y que ya había sido denunciado por la propia Soledad, por abuso sexual reiterado contra su hermana.

La muerte de Mónica se sumó a una larga lista de femicidios; la mayoría, sin resolverse. El gobierno de Juan Manuel Llamosas lejos de dar respuestas y atender a las demandas de las mujeres y disidencias, se enmarca con la ministra de la Mujer en la provincia, Claudia Martínez, en la precarización extrema de los espacios que deberían responder a esta problemática.

Desde el Plenario de Trabajadoras planteamos la puesta en pie de un Consejo Autónomo de Mujeres, con presupuesto propio, independiente del Estado, elegido por el voto de todas las mujeres y con cargos revocables. Solo de esta manera podremos garantizar que los recursos materiales estén a la altura de nuestras demandas. Sin casas refugio en condiciones, sin asistencia integral a las víctimas, sin trabajo estable y sin vivienda, no hay #NiUnaMenos. ¡Justicia por Mónica!

 

También te puede interesar:

Más de 15 denuncias fueron efectuadas antes de su asesinato.
El gobierno de Schiaretti valló puentes, plaza Vélez Sarsfield y el Patio Olmos.
Crece el voto que cuestiona los acuerdos salariales a la baja.
Amenazas con armas de fuego, abuso sexual y renuncia de su defensor.
Un método brutal de represión estatal que se repite.