Mujer

29/4/2004

|
848

¡Todos pueden ser Rocio!

Capitán Bermudez

Un domingo una mamá de Barrio Copello fue llamada a declarar a la comisaría de la ciudad, donde se dirigió con sus dos chiquitas. Fue obligada a quedarse allí por más de 9 horas, se ve que la Policía consideró que era necesario que esta mujer y sus dos hijas menores se quedaran tanto tiempo en la misma. Una de las niñas era Rocío, quien era el fiel reflejo de lo que miles de niños están sufriendo en el país, a consecuencia de los millones de dolares que sacan para pagar a los explotadores de siempre, con la complicidad de los gobiernos de siempre. Rocío sufría de un alto grado de desnutrición, falta de buena asistencia médica, ante su condición de epiléptica, etc. Ese domingo, durante esas 9 horas y media, no pudo ni comer, ni dormir, ni tomar su medicación anticonvulsivante, por lo cual, a la noche, Rocío murió.


La muerte de Rocío generó mucha bronca, y puso sobre el tapete el debate sobre la inseguridad en la ciudad. En consecuencia, el martes 20, Capitán Bermúdez, con más de 250 personas en la calle, se puso de pie y de la mano de los compañeros del Polo Obrero del Cordón Industrial y Rosario, de los compañeros de Cuba-MTR, de los compañeros de la Coordinadora Fidel Antonielli, y vecinos de la ciudad, dijimos Basta, e hicimos pública la denuncia de la responsabilidad de la Policía en la muerte de Rocío, y acusamos al responsable político de la ciudad, el intendente Varela, de proteger al aparato policial, permitiendo que se maneje con total impunidad. Esto demuestra una vez más, que cuando se acusa a los desocupados y a los piqueteros de ser los causantes de la inseguridad, es una farsa para ocultar que el crimen viene desde arriba.


Por eso, si no pueden resolver las problemáticas de la ciudad, les decimos Que se vayan.


¡Que se vaya el Concejo Deliberante! ¡Que se vaya Varela y que se lleve a la Policía!


Todo el poder a una Asamblea Popular.