27/02/2020

Tucumán: 14 años del crimen de Paulina Lebbos

En el día de ayer, 26 de febrero, se conmemoró un nuevo aniversario del asesinato de Paulina Lebbos.


Desde horas de la tarde, se realizó una radio abierta con el relato de decenas de casos impunes que siguen sumándose año a año: gatillo fácil, femicidios, etc. Todos los familiares compartieron la misma denuncia: contra la policía (en muchos casos, como perpetradores de los crímenes y en otros como garantes de la inacción) y la justicia, alianza fundamental que mantiene todos estas denuncias en la absoluta impunidad, argumentando que no pueden tener justicia porque son pobres.


José Alperovich, exgobernador, fue el centro del repudio popular por el encubrimiento del crimen de Paulina. El año pasado ya fueron condenados cinco funcionarios de su gestión por encubrimiento, entre ellos a Eduardo Di Lella (ex secretario de Seguridad de la provincia) y Hugo Sánchez (ex jefe de la Policía de Tucumán). Sin embargo, se absolvió al único imputado como partícipe del femicidio. Se exigió que Alperovich sea juzgado también. A este manto de impunidad se suma la denuncia de su sobrina por abuso sexual, y la complicidad de todo el poder judicial tucumano, quienes maniobraron desde un comienzo, incluso declarándose incompetentes para llevar adelante el caso, como el juez Maggio, defensor de genocidas.


Después de las 22hs, se realizó la marcha alrededor de plaza Independencia de la que participaron más de dos mil personas. Desde el Partido Obrero participamos con una importante columna, apoyando las denuncias de los familiares y de Alberto Lebbos, exigiendo Justicia por Paulina y todas las víctimas de la impunidad.

También te puede interesar:

Entrevistamos a Mariela, tía de la joven desaparecida hace 57 días.
El Senado le extiende la licencia que tiene desde 2019 por una denuncia de abuso sexual.
El gobierno prometió nuevamente la creación de equipos interdisciplinarios para asistir a las víctimas de violencia de género.
Masiva movilización platense contra los femicidios y la violencia de género creciente.
Walter Insaurralde, su padre biológico, podría ser condenado a perpetua.