26/10/2020

UBA: un nuevo caso de acoso en la Facultad de Odontología

Las estudiantes no nos callamos más. Basta de encubrimiento.
Por Verónica Cuenca V-Par.

El día martes 13 de octubre, en una clase por Zoom, un estudiante de sexto año de la Facultad de Odontología de la UBA (FOUBA) encendió la cámara y se masturbó frente a sus compañeras y compañeros de cursada. Previamente, en un grupo de WhatsApp de una comisión del CBC habían ingresado personas desconocidas a sacar números de teléfono y escribirle a las compañeras.

Este caso de exhibicionismo y acoso en Odontología, lejos de ser un hecho aislado, es una más de las tantas situaciones de violencia, abuso y misoginia que las estudiantes viven como moneda corriente en la FOUBA. A su vez, este episodio contó con el encubrimiento tanto por las autoridades de la Facultad como por su agrupación estudiantil y conducción del centro de estudiantes, AFO (Alumnos de la Facultad de Odontología).

A la luz de este acto de violencia deliberado, decenas de estudiantes junto con V-PAR, la agrupación de la UJS en Odonto, se organizaron para exigir a las autoridades y al centro de estudiantes que se hagan responsables y tomen cartas en el asunto. Frente a la falta de respuestas de la gestión de la Facultad y el CEFO, desde V-PAR pusimos en pie una campaña de visibilización de lo sucedido, con un masivo tuitazo en las redes, e impulsamos una reunión abierta de las pibas y diversidades de Odonto para discutir cómo nos organizamos por acabar con todo tipo de violencia y por todos nuestros reclamos. En ese sentido, exigimos la apertura de un sumario, junto con el reclamo de la inmediata suspensión del estudiante de la cursada en cuestión y la apertura de una investigación para evaluar su continuidad en la carrera.

Basta de encubrimiento

Lo que pasa es que las autoridades junto a AFO no sólo avalan la violencia de género, sino que la pregonan ellos mismos. En el año 2013 denunciamos un caso de acoso sexual por parte de un profesor militante de AFO y Progrado, perteneciente a la camarilla que dirige la Facultad, que manoseó en un escrutinio a una estudiante y consejera de V-PAR. También, durante las elecciones de la UBA en el 2018, un integrante de AFO que se encontraba “militando” en las elecciones de la Facultad de Psicología junto al EDI (Agrupación de la Franja Morada en esa Facultad), amenazó con ¡violar! a una militante de otra agrupación de Psicología. Estos episodios gravísimos son sólo un ejemplo más de la dinámica de violencia y encubrimiento que abarca desde los militantes de AFO, hasta los profesores de la gestión y los funcionarios de la Facultad, perpetuada durante décadas.

Desde V-PAR venimos denunciando hace años la violencia y el acoso a la que son sometidas constantemente las estudiantes de Odontología, donde casos de este tipo ocurren día a día impunemente al interior de la Facultad.

A pesar de que en Odontología casi el 90% de la matrícula son mujeres, la Facultad y el centro de estudiantes son los únicos de toda la UBA que no se pronunciaron por el aborto legal ni impulsan acciones para debatir las problemáticas de las pibas y diversidades sexuales de la Facultad. Tampoco existe un gabinete para combatir la violencia de género y el “protocolo” existente es un misterio. Por eso, la pelea contra la violencia y la misoginia, en Odonto y en toda la UBA, tiene que estar atada a la lucha por un mayor presupuesto, sobretodo en este año donde el recorte presupuestario -votado por los consejeros de AFO en el Consejo Directivo- llegó a una cifra récord.

Que llegue la ola verde

Para enfrentar a los violentos y encubridores, las pibas y diversidades de Odontología nos tenemos que organizar de forma independiente de las autoridades y su agrupación estudiantil AFO, quienes son los principales promotores de la violencia de género y de garantizar toda una política de encubrimiento a los violentos al interior de la Facultad. Para terminar con la violencia, es necesario un protocolo de género que esté en manos de las estudiantes, docentes y no docentes de la Facultad y no de las autoridades. Que se abra el debate en el Consejo Directivo y al conjunto de lxs estudiantes sobre los contenidos que hacen a nuestra formación como futurxs profesionales de la salud y erradicar los contenidos misóginos y oscurantistas de los planes de estudio e introducir las problemáticas de las mujeres y las diversidades. Garantizar presupuesto para un gabinete interdisciplinario con atención gratuita a víctimas de violencia de género que esté a cargo de profesionales (psicólogxs, abogadxs, médicxs), con un espacio físico y representantes electas y revocables por todas las mujeres- estudiantes y trabajadoras- de la FOUBA, que sea independiente de las autoridades y sus agrupaciones estudiantiles.

Para poner fin a estas agresiones constantes y para avanzar en la organización por todos los derechos de las pibas y las diversidades sexuales y de género, nos proponemos desarrollar una gran campaña dentro y fuera de la Facultad.

En esta nota

También te puede interesar:

Sumate a militar contra el régimen del FMI, por una salida obrera y socialista.
Del pibe de Villa Fiorito a multimillonario en Dubai.
Seguimos luchando por presupuesto y educación sexual integral, laica, científica y respetuosa de la diversidad.
Contra la criminalización de la política estudiantil.