23/05/2017

XXXII Encuentro de la Mujer: censuran Festival Queer y habilitan acuerdos con Capitanich

Por Luz Plenario de Trabajadoras

Aclaración de la Comisión Organizadora: En cumplimiento del mandato del Plenario realizado el 20 de mayo, informamos que el ‘Festival Resistencia Queer’ no está organizado por la Comisión Organizadora del 32º Encuentro Nacional de Mujeres”.


 


Las organizadoras del Encuentro maniatado, violatorio de la decisión de las mujeres y postrado frente a los Capitanich, no emiten comunicados repudiando las desapariciones de mujeres en la provincia, no apoyan públicamente a la mamá de Maira Benítez ni dicen nada sobre la alianza con el clero por parte del gobernador Domingo Peppo y del intendente de Resistencia, Jorge Capitanich, que mantiene la presencia de la iglesia en la escuela pública.


 


Sin embargo, no se privan de hacer un comunicado para informar una censura, privándonos de conocer los motivos de la misma. El comunicado publicado este domingo en la página oficial del Encuentro Nacional de Mujeres (ENM) de Chaco levantó una oleada de repudios, también de mujeres que integran la “Comisión Organizadora” del evento. El Plenario de Trabajadoras denunció la censura el mismo día que se dio a conocer la misiva.


 


La nueva imposición de la “comisión organizadora”, que raramente emite opinión pública sobre algo, y que no tiene un método democrático aprobado para tomar decisiones, eliminó de su agenda al festival “Resistencia Queer”, un claro reflejo de la presión de la Iglesia y del gobierno del clerical Capitanich y Peppo, ante quienes el PCR intenta ser “más papista que el papa”. No existen discusiones de contenido ni de ningún otro tipo que pueda ser considerada, porque se han limitado a vulnerar la propuesta y decisión de otro sector de esa Comisión Organizadora con una censura arbitraria.


 


Un sector de la CO que propuso dicho festival, y que conoce los verdaderos motivos del PCR a la hora de impugnarlo, miente deliberadamente cuando afirma que la decisión de dicha corriente es el fruto de una “izquierda que reproduce el mandato heteropatriarcal que construye cuerpos e ideas hegemónicas”. Estamos en presencia, en realidad, de una interna al interior de la CO. Las denunciantes, actuando en forma funcional al gobierno, aprovechan su circunstancial choque con sus aliadas del PCR para golpear a toda la izquierda, haciendo gala de un macartismo de muy baja categoría.


 


En su denuncia olvidan, o directamente ignoran, por qué nunca organizaron ni participaron de otros Encuentros, y que fue el propio PCR quien en el pasado se resistió durante años a inaugurar un Taller de Personas Trans e incluso muchas veces expulsaban a las compañeras de los talleres. Este grupo, amigo del Papa, colaborador de la ministra de Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley, rechaza ciertas “diversidades” mientras que admite otras.


 


La disyuntiva para las mujeres sigue siendo la misma: no delegar la organización del ENM en manos de organizaciones que buscan la reconciliación de las mujeres con el poder clerical y gubernamental, mientras censuran eventos artísticos que puedan molestar a sus mandantes.


 


Defendamos un Encuentro Nacional de Mujeres  independiente y en la Ciudad de Buenos Aires.