Obituarios

16/6/2022

Se nos fue Raúl Mancilla: nuestro adiós a un luchador

Profe de Historia, comprometido con las luchas sociales de nuestro pueblo y sobre todo buena persona.

Raúl Mancilla

En pocas horas se realizará la cremación de Raúl Mancilla, profe de Historia, comprometido con las luchas sociales de nuestro pueblo y sobre todo buena persona. Raúl participaba de la agrupación Tribuna Docente desde hace al menos 20 años y era muy cercano al Partido Obrero.

Lo recordamos en el Archivo Histórico Municipal, donde lo visitaban algunas tardes para llevarle la Prensa Obrera y conversaban sobre las noticias políticas y sindicales, era un tipo informado. En esos encuentros siempre tenía algo nuevo para contar sobre los temas de la historia local que investigaba, era un apasionado por el pasado de Río Gallegos y tenía sus raíces en esta ciudad.

Como en las mañanas trabajaba en el Salesiano, solía estacionar su auto frente al local del Partido Obrero en calle Urquiza. Los mediodías, cuando regresaba de su labor, muchas veces entraba a preguntar por las novedades, llevarse algún volante o comprar la prensa. Siempre afable, con una sonrisa entre inocente e incrédula que tomaba una forma particular cuando aparecía algo inesperado o novedoso.

Generoso y solidario como pocos, Raúl en estos años fue armando una empresa familiar para animar eventos y hacía sonido para fiestas. A nuestras actividades venía con su hijo y, si era una cena, trabajaba largas horas por las empanadas y el vino. Incluso en los últimos actos de campaña del Frente de Izquierda, como tenía muy apretada la agenda, si no podía venir nos prestaba equipos para armar un sonido o iluminación confiandonos los elementos que le habían costado un inmenso esfuerzo adquirir. Era una solidaridad de compañero de lucha, completamente desinteresada.

La prueba de fuego de toda una generación de luchadores y especialmente en la docencia fue en el 2007. Ayer en el velatorio, varias compañeras hacían referencia al Raúl de esos tiempos de movilización que pasarán a la historia. Como la época en que trabajadores, docentes y vecinos le torcimos el brazo a un poder que parecía intocable, rompimos las cadenas del presentismo y conseguimos paritarias y salarios en blanco.

Raúl fue protagonista, con su propia cadencia y estilo, de aquel proceso que nos marcó a todos. Queremos recordarlo así, como un luchador, para que siga viviendo en cada imagen de esa lucha que continuaremos los vivos y seguirán las nuevas generaciones.

Vaya nuestro humilde homenaje a Raúl y nuestro abrazo para Alba y toda su familia.