03/05/2007 | 990

¿Dónde está mi hijo?

Osvaldo Raúl Saliwoncyzh, El "Boli"

¿Qué pasó con él? ¿Dónde está su cuerpo o dónde lo tienen? Han pasado 1.825 días de la desaparición del "Boli" Osvaldo Raúl Saliwoncyzh. El 10 de mayo de 2002, entre las 7:30 y las 8 horas de la mañana, fue secuestrado, torturado y desaparecido por la Comisaría 3a. de Munro (Partido de Vicente López), en democracia. ¿Vicente López se olvidó del caso o a nadie le importó?


Pero la mamá y familiares de Raúl no olvidan ni perdonan. Para eso está Dios, si es que hay perdón para los policías que lo torturaron. ¿Qué pasa con esta maldita Justicia que es tan difícil de encontrar? ¿O hay que ser de clase alta? ¿Qué pasa en mi país? ¿Por qué tapan a estos asesinos? ¿Por qué permiten tanta impunidad? Tantos jueces, fiscales, ministros y hasta el Presidente que mira para el otro lado. ¿Acaso no tienen hijos?


Me dirijo a usted, señor Presidente: ¿No era que les iba a poner trajes a rayas?


Esos son delincuentes uniformados, que siguen la vieja escuela, la de “las botas”. Hemos sido muy manoseados, habiendo entregado seis petitorios en su casa de Olivos. Consideramos su falta de respuesta como una burla a nuestro dolor.


Sabemos lo que han hecho con el “Boli”, pero pedir justicia en este país, se castiga con la vida o con la cárcel. Este Estado arrebató algo de mi propiedad, que es un hijo, y tiene la obligación de devolvérmelo con vida o su cuerpo, si está muerto.


Exijo cárcel para Sandroni, Cáceres, Franco, Ferrari y que se investiguen las comisarías 1a., 2a. y 3a. de Vicente López.


Hacen desastres con nuestros hijos. Si han olvidado al “Boli”, a Martín Suárez Vázquez y a Daniel Pereyra. No me extraña; también olvidan a Julio López, testigo valioso contra un represor. Pido aparición con vida del “Boli”, aparición con vida de Julio López, y tantos otros desaparecidos en democracia que no salen a la luz.


Invitamos a todos los que exigen justicia en todos los casos de impunidad y gatillo fácil a marchar del Obelisco a Plaza de Mayo el próximo 10 de mayo, a las 11 horas.

En esta nota

También te puede interesar:

A propósito de dos artículos de Marcelo Larraquy
Por Roberto Rutigliano, de Tribuna Clasista (Río de Janeiro)
Un relato en primera persona del abandono del Estado a las víctimas de violencia de género