Opinión

18/10/2023

La precarización de la salud mental y el posible triunfo de Milei

Reproducimos la declaración de la redacción de la Revista Topía (Psicoanálisis y Cultura).

Un debate abierto.

El problema de la salud mental, especialmente desde la pandemia, viene siendo un tema cada vez más instalado en la opinión pública. En nuestro país, a pesar de la sanción de la Ley 26.657 finalizando el 2010, salvo algunas experiencias aisladas la situación de la salud mental se caracteriza por un cuadro de progresiva desatención, desfinanciamiento y precarización (tanto en las condiciones laborales de trabajadores y profesionales, como así también en la apertura de dispositivos y efectores fundamentales para transformar el sistema). Esto cuando desde la sanción de la ley nos vienen gobernando de ambos lados de “la grieta” (CFK, Mauricio Macri, Alberto Fernández).

La posibilidad de un triunfo del fascista Javier Milei en las elecciones presidenciales ha disparado las alarmas en varios sectores trabajadores, profesionales, asociaciones e instituciones de la salud mental, teniendo en cuenta los riesgos desde el punto de vista de la perspectiva de derechos humanos en este campo como así también los modelos que podría plantear un eventual gobierno de Milei en salud mental, y desde luego la situación más general para nuestra sociedad en relación a un incremento de la represión a las luchas populares y de una avanzada ajustadora contra el pueblo y los trabajadores (algo que no se limitaría solamente a Milei, sino que en varios aspectos se podría extender al resto de los candidatos con posibilidades de ganar las elecciones).

La Revista Topía (Psicoanálisis y Cultura), de larga tradición de décadas en el campo del psicoanálisis y la salud mental, acaba de hacer pública una declaración manifestando su posición en el tema y ha solicitado su difusión para desarrollar el debate.

Desde Prensa Obrera abrimos nuestro espacio, dando lugar a la declaración de Topía y como medio de desarrollo del debate.

Declaración de la Revista Topía

El mundo y nuestro país viaja hacia una nueva tentación fascista. El actual capitalismo neoliberal (con las variantes que gobiernan) multiplica desigualdades cada vez más profundas. Esto produce una fragmentación social que promueve procesos de desidentificación y desubjetivación, que fomentan -entre otras cuestiones- la tentación de nuevas formas de fascismo en el mundo. En nuestro país, en especial durante los últimos 12 años de gobiernos nacional-populistas y neoliberales generaron pobreza, exclusión y vulnerabilidad social de grandes sectores de la población que dejaron el campo fértil para que la tentación se vuelva una probabilidad. En este contexto se encarnó la figura de Javier Milei. Sus propuestas son ilusiones que sólo garantizan mayor destrucción y crueldad, tal como sucedió en la primera mitad del siglo XX.

Este neofascismo es una cultura del odio y la destrucción. Abiertamente se proclama destruir la salud pública, la educación pública, las tolerancias a las diferencias, el medioambiente, las diversidades, la justicia. Un capítulo aparte es una nueva vuelta de tuerca del negacionismo de los asesinos de la memoria. Hace un tiempo la discusión era sobre el número de detenidos desaparecidos y la propuesta de una “memoria completa” que desdibujaba el genocidio y el terrorismo de Estado. Actualmente la propuesta neofascista encarnada en la candidata a vicepresidente de Milei, avanza directamente a poner foco sobre las víctimas del terrorismo para exaltar a los responsables del terrorismo de Estado, renegando del terrorismo de un Estado genocida basado en la creación de campos de concentración y exterminio, en la desaparición de personas y hasta la apropiación de bebés.

Nuestra salud mental está amenazada por esta ola de odio, destrucción y negacionismo. Antes y durante la Segunda Guerra Mundial, muchos intelectuales abordaron cómo el fascismo y el nazismo seducían a grandes sectores de la población. Nuestro desafío sigue siendo retomar sus huellas para entender y generar herramientas para combatir estos modos fascistas de subjetivación. Las diferentes propuestas de derecha -que promueven más de lo mismo-, solo generarán más fascismo. En estos nuevos tiempos, salud mental es luchar contra las nuevas formas que adquiere el fascismo. De allí la importancia de enfrentar al individualismo neoliberal fascista y las diferentes propuestas de derecha produciendo comunidad.

Buenos Aires, septiembre de 2023.

Por la redacción de la Revista Topía

Enrique Carpintero, César Hazaki, Alejandro Vainer, Alfredo Caeiro, Susana Toporosi, Carlos Barzani, Alicia Lipovetzky, Susana de la Sovera, Andrés Carpintero, Mariana Battaglia, Ángel Barraco.