13/11/1997 | 564

Dele una mano al Partido Obrero

El Partido Obrero acaba de obtener mas de 150.000 votos en las últimas elecciones. Una franja de jóvenes, trabajadoras y trabajadores, pasó por delante de los grandes partidos patronales y nos dio su confianza para poner en pie en todo el país un partido de la clase obrera.


Durante la campaña electoral abrimos decenas de locales en todo el país, hasta totalizar 120. Estos locales hoy son centros de organización de jóvenes que quieren poner en pie los centros de estudiantes, o que quieren organizarse contra la policía de gatillo fácil en las barriadas. Son verdaderas casas de desocupados donde se lucha por un subsidio de 500 pesos a todo compañero en esa situación mayor de 16 años. Centros de organización para compañeros y compañeras que quieren poner en pie en los sindicatos listas clasistas y antiburocráticas. Centros de formación política de los esplotados para reforzar la incansable lucha contra el capitalismo.


La enorme conquista de los locales queremos defenderla consolidando los existentes y para alcanzar los 200 locales que nos planteamos como objetivo. Para ello necesitamos dinero; por eso, el Partido Obrero ha lanzado una Campaña Financiera en la que apelamos a nuestros lectores, a nuestros miles de suscriptos, a los 3.000 fiscales que ejercieron el 26/10 y a muchos de los 150.000 compañeros que nos votaron.


El Partido Obrero tiene la enorme responsabilidad de llegar a miles de trabajadores de todos los rincones del país para desarrollar la organización de los explotados, en medio de una monumental crisis financiera que la burguesía tratará de ‘solucionar’ a costa de mayor recesión, desocupación y métodos de trabajo aún más negreros que los actuales. El Partido Obrero tiene la enorme responsabilidad de desnudar el carácter trucho de la oposición aliancista, que rápidamente se disciplinará a las mismas exigencias del FMI y los privatizadores, lo que hizo a Menem uno de los gobernantes más negreros de la historia nacional.


Necesitamos su ayuda para que el PO esté en todo el país. Para que haya un local de lucha en cada barriada. Para que definitivamente impongamos unaPrensa Obrera que eleve la conciencia sobre la necesidad de un cambio revolucionario. Para que no se hunda la juventud, la salud y la educación. Hasta el menor aporte es importante. Al PO no lo bancan las grandes empresas, ni ningún grupo financiero. Lo bancan los jóvenes, los trabajadores, los pequeños comerciantes arruinados por la feroz competencia capitalista. Al PO lo bancan los profesionales democráticos que buscan una salida a la regimentacion y el oscurantismo del sistema. A todos ellos les pedimos su aporte a la campaña financiera, una contribución a la causa más noble de la humanidad, la de la lucha por una sociedad sin explotados ni explotadores.