El Polo y el Partido Obrero en San Nicolas

El jueves 24/7 el Polo Obrero apareció en las calles de San Nicolás, reclamándole al gobierno los planes caídos, la comida y el flete para el abastecimiento de sus comedores. El funcionario que los atendió, Oscar Correa, quería que los compañeros se trasladen a los comedores municipales, donde según él, comen 1.000 chicos con un presupuesto para 700. Una de dos: o quieren que los pibes coman cada vez menos o que nuestra organización piquetera entregue al municipio la comida conseguida con lucha. En cualquiera de los dos casos, este hombre es el reflejo de un gobierno alterado mentalmente. También confirmó, delante de decenas de compañeros, que los consejos consultivos no “manejan nada”, sólo pueden cambiar los nombres de los planes.


Planteamos que el municipio tiene recursos: Siderar ha aumentado sus ingresos con las ventas en dólares y el pago de salarios en pesos. El funcionario aclaró que no podían cobrarle impuestos a Siderar, lo que revela su sujeción a Techint.


Logramos un compromiso de respuesta para la semana próxima, y el Polo se movilizará nuevamente.


Una asamblea posterior resolvió también enviar delegados a la V ANT, formar una comisión colectiva responsable del Polo en un barrio, opuesto a los métodos punteriles del PJ, y la participación de los jóvenes en el campamento de la UJS.


Además, se preparó la campaña en los medios para la gira de Daniel Rapanelli del 1/8, así como los actos por Altamira diputado, por la ruptura con el FMI, el aumento de salarios y la reapertura de las fábricas.


Muchos de estos compañeros se preparan para afichar y volantear por la campaña electoral. Un gran impulso ha sido la formación de un equipo partidario, al incorporarse compañeros al Partido Obrero.


Llegar a los trabajadores metalúrgicos con el planteo de reabrir las secciones de la ex Somisa y las fábricas cerradas, colocándolas bajo control obrero, reincorporando a los, por lo menos, 20.000 trabajadores que antes ocupaba, es nuestro desafío.