La banca del PO en La Paternal

El pasado 21 de agosto, Jorge Altamira dio una charla en La Paternal a la que asis­tieron 65 personas a pesar de la inestabili­dad del clima.


La charla se llevó a cabo en un local de la asociación Destino Común, la cual se de­fine como un espacio abierto a las diferen­tes expresiones de los vecinos. En esta oportunidad, y siendo consecuentes con sus principios, nos cedieron el lugar para debatir abierta y democráticamente con los vecinos.


En la charla se plantearon denuncias y reclamos que hacen a las condiciones de vi­da en el barrio, muchas de ellas ya elevadas al CGP zonal sin ninguna respuesta.


Se denunciaron abusos en las tarifas de los servicios privatizados, las veredas rotas por los árboles, la deficiente seguridad e iluminación pública, el desmantelamiento y cierre de los hospitales de la zona (como el Álvarez, el Alvear y el Durand). El con­junto de los planteos y denuncias ponía en evidencia el completo fracaso tanto de los Centros de Gestión y Participación como de las tortuosas “oficinas de reclamos” de los pulpos privatistas.


En su intervención, Altamira se refirió a la crisis política desatada en el Senado y al proyecto de declaración que presentaría en la Legislatura (apareció en Prensa Obrera del 24 de agosto), como así tam­bién al proyecto de un salario mínimo de 600 pesos. Al mismo tiempo, invitó a los vecinos a movilizar las denuncias “archi­vadas” y elaborar un pedido de informes para ser presentado tanto en el CGP como en la Legislatura.


Por medio del debate se fue clarificando el porqué del fracaso de estos “Centros de Gestión”, pues van de la mano con el resto de las instituciones de este régimen en des­composición; y cómo los trabajadores tene­mos que organizamos detrás de nuestros planteos y defendernos de los pulpos privatizadores y su Estado.


El PO de La Paternal amplió su zona de influencia y está organizando todos los re­clamos, llamando y movilizando a los veci­nos hasta la completa solución de todos los problemas, bajo el control y la gestión de los trabajadores del barrio y de la ciudad.