21/11/1996 | 520

Por el juicio y encarcelamiento de Cavallo

La claridad en la denuncia, la exactitud en el pronóstico, la ca­racterización del Plan Cavallo, su derrumbe y la inevitable caída del cordobés, le acreditaron al PO un importante reconocimiento de los lectores de Prensa Obrera, inclui­dos militantes de la izquierda que nos es hostil.


Sucedió lo mismos en cuanto a la caída de Cavallo. «A Cavallo lo tiró el pueblo” dijimos de inmediato, precisando la situación abierta por esta caída, el nuevo carácter que toma el régimen menemista, la improvisación y la fractura reinante en la burguesía y sobre todo: las perspectivas que se les presentan a las masas para desarrollar su lucha, echar a Menem e imponer un plan obrero político-económico.


Tan corto como la luna de miel entre Roque Fernández y los ban­queros fue el tiempo transcurrido para que la crisis económica y el enfrentamiento entre las fraccio­nes capitalistas se manifestara violento como nunca, a nivel de los funcionarios del Estado. Así se de­sató la serie de escándalos por coimas, aduanas paralelas, con­trabando y jueces fíeles al Poder Ejecutivo que constataron la ‘pro­fecía menemista’ de que una vez fuera del gobierno, Cavallo inicia­ría un largo peregrinaje por los juzgados. Por su parte, el ex-ministro salió a golpear duramente al gobierno, consciente “de la de­bilidad mortal del presidente” (J. Altamira, P.O. n° 516).


En su rápido paso por Tribu­nales, Cavallo declaró (entre otras cosas) que en una reunión con el secretario de la Presidencia, Kohan, en la que ‘le pareció’ que se había hablado de coimas en el con­trato IBM-Banco Nación, estaba presente también… Menem; lo cual abrió un escándalo gigantes­co, por el cual el mismo ‘Presi­dente’ sería citado a declarar (por ahora, en forma escrita) y que lle­vó al ex ministro de Economía a decir que si el ‘pían’ había sopor­tado un cambio de ministro, bien podría soportar un cambio de pre­sidente.


Estos hechos (y muchos otros más) demostraron que el destino menemista está íntimamente ligado al de Cavallo en relación a todo el proceso de malversación y estafa que significó el ‘plan’, y a la situación de miseria en que sumió a los trabajadores, y somos los trabajadores, por lo tanto, quie­nes debemos darle el golpe de gra­cia a este enfermo mortal e impe­dir así que se recupere aplicándo­nos las leyes antiobreras que hoy se han estancado en el Congreso.


Desde esta perspectiva, la con­signa “Fuera Menem y Cava­llo” guarda cierta vigencia, aun cuando es muy acertada nuestra caracterización de que la política de Roque Fernández no es más de lo mismo, ya que gobierna en otras condiciones.


Por todo esto, no es correcto plantear que “si Cavallo zafa, a Menem le habrá fallado en for­ma irreversible el intento de afirmar su autoridad y entro­nizarse como árbitro único y supremo” (J. Altamira, P.O. n° 516).


En primer lugar, el razona­miento más simple: si Cavallo no ‘zafa’, la crisis económica no se resuelve por eso; pero algo más, los intentos menemistas de afir­marse como árbitro supremo han sido duramente golpeados por el Santiagueñazo, Cutral Co y los dos últimos paros generales, y es la continuidad de estas luchas la que acabará con las aspiraciones absolutistas del riojano.


El gobierno y el Poder Judicial se han empeñado en ‘querellar’ a Cavallo por ‘injurias’ a jueces o a ministros, eludiendo toda posibi­lidad de enjuiciarlo por coimas o por implicaciones en casos de con­trabando, respecto de lo cual lo quieren lejos de todo juzgado. El bloque de diputados justicialistas se niega a que Cavallo sea interpe­lado para no posibilitarle ‘shows televisivos’. El Economista (25/ 10) dice que “el establishment también cuestiona a los duros del menemismo… que si lo si­guen citando en los juzgados va a seguir hablando… que se ha abierto una Caja de Pando­ra”; por eso, “reclaman al me­nemismo y a Cavallo que no hagan olas y que acoten la lu­cha judicial drásticamente”, mientras que Ámbito Financiero se pronuncia por una ‘amnistía’ para el cordobés.


¿Podría ser Cavallo juzgado y condenado por su responsabili­dad en toda esta corruptela (¡y por la justicia menemista!) sin rozar siquiera a Menem? La res­puesta es obvia: si el hombre que le dio al menemismo característi­cas excepcionales va preso, Me­nem se hunde con él: la Auditoría General de la Nación y la Sigen denunciaron que en 1994 presen­taron informes al Ministerio de Economía sobre las Aduanas pa­ralelas y las operaciones fraudu­lentas con oro, y que esos infor­mes eran conocidos incluso por la Presidencia de la Nación.


Por lo tanto, en el proceso de construcción de un gran Congreso de Bases (tarea prioritaria del PO) y junto a nuestras consignas hacia el VIII° Congreso del PO, debemos pronunciarnos por el juicio y en­carcelamiento de Cavallo por sus malversaciones y estafas como ministro de Economía y por el jui­cio político a Menem por encubri­miento de estos delitos; es otro de los flancos que debemos explotar los trabajadores para organizar- nos y echar a Menem ¿O simple­mente serán los norteamericanos los que deberán precipitarse en fijar una posición ante la aglome­ración de causas judiciales, crisis económicas, impasse política y lu­chas obreras? (J. Altamira, P.O. n’ 516).

También te puede interesar:

El único mensaje que escucha el gobierno es el de los capitalistas.
Desde Siderca, Romina Del Plá cruzó al presidente por apoyar la agenda de reforma laboral.
Niega las diferencias porque a las patronales que él defiende les sirve que las mujeres ganen menos.
Por un congreso de delegado-as con mandato de base para derrotar el ajuste.