07/05/1998 | 584

“Por la unidad política y reivindicativa”

Néstor Pitrola, dirigente de la heroica huelga de Atlántida y de la Lista Naranja Gráfica

Pitrola comenzó reivindicando la lucha que el PO viene librando desde hace dos años contra el convenio Fiat-Smata, bajo cuyo ‘marco’ se han fumado ya más de 500 conve­nios por empresa y que se pretende extender ahora a todo el movimiento obrero. Denunció que a esta ‘reforma laboral’ se han plegado todas las fracciones de la burocracia sindical, incluidas la de camioneros, que firmó en Oca; la de Uta, en Metro vías; y la del neumático, en cada una de las grandes plantas del sector. Esto es lo que explica, dijo, que la burocracia del Mta, y la ‘centroizquierdista’ Cta abandonaran el plan de lucha que anunciaron tras el victorioso paro general del 14 de agosto pasado. La ´tregua´ de todas las burocracias sindicales subordina al movimiento obrero a la negociación parlamentaria, es decir, a un arreglo en los términos antiobreros de la burguesía.


Pitrola denunció la ‘derechización’ de estos sectores supuestamente ‘oposito­res’, que se produce cuando más necesario es para el movimiento obrero enfrentar los ataques patronales. “No es que no hay luchas y por eso no hay acto en Plaza de Mayo”, dijo, acusando la impostura de la mayor parte de la izquierda que sigue subordinada a esa burocracia y no tienen ninguna voluntad de romper con la bur­guesía. Para todos estos sectores los ata­ques son “inevitables”: se tragan el ‘sapo’ de la ‘globalización’ y todo el ‘ver­so’ engañoso que esconde la bancarrota capitalista.


Pitrola concluyó reivindicando la necesi­dad de la “unidad política y reivindicativa” de la clase obrera, encarando “la tarea que resume todas las tareas, construir nuestro propio partido”.


 

En esta nota