06/05/2004 | 849

«Somos la Internacional que lucha por la dictadura del proletariado»

Progetto comunista, minoría de izquierda del partido de la refundación comunista, Italia

Con gran emoción, traigo el saludo de los comunistas revolucionarios italianos a esta gran iniciativa internacionalista y revolucionaria. Y tanto más, viniendo de un país cuyo imperialismo ha concurrido al saqueo de la Argentina, con la Fiat, con la Benetton, con la Parmalat, con su capital financiero. Es la misma burguesía y el mismo imperialismo que explota a los trabajadores italianos. Por eso, nuestra lucha contra nuestra burguesía y nuestro imperialismo, es la misma lucha de los piqueteros y los obreros argentinos.

 

El capitalismo no tiene nada que ofrecer a la humanidad, más que miseria y guerra; sus viejos instrumentos de dominación de las masas, la socialdemocracia, el stalinismo, el viejo nacionalismo burgués, están en crisis y nada tienen para ofrecer a los trabajadores.

 

Seremos puestos a prueba por nuevos movimientos que plantearán como cuestión decisiva la de la dirección política de los movimientos; una dirección política que sepa elevar la conciencia de las masas y de su vanguardia a la altura de los problemas políticos planteados por la crisis revolucionaria que, objetivamente, enfrentan estos movimientos.

 

Se dice que la conciencia de las masas es atrasada para construir un partido revolucionario y una Internacional revolucionaria. Pero la verdad es exactamente lo contrario: justamente porque existe este abismo entre el grado de desarrollo de la conciencia de las masas y la actualidad objetiva de la revolución, es necesario un partido revolucionario que resuelva esta contradicción, elevando a las masas a la altura de sus desafíos históricos. Ese es nuestro partido, en todos los países y a escala mundial.

 

Estamos aquí; hemos dado, juntos, un paso político muy importante, un nuevo paso adelante en el camino hacia la refundación de la IV Internacional. Podemos hacerlo porque hemos resistido, por años y décadas, en todos los países, a las ilusiones, a las mitologías ideológicas y culturales, cada una de las cuales era presentada como la nueva piedra filosofal, al tiempo que se presentaba a los marxistas revolucionarios, a los trotskistas, como piezas de arqueología. Hemos sabido nadar contra la corriente. Y porque fuimos contra la corriente, hoy podemos tomar a favor de la corriente la dirección revolucionaria del giro histórico que se prepara.

 

Nos enfrentamos nuevamente a aquellos que dicen que ya no hay lugar para el leninismo ni para la dictadura del proletariado y se preparan para ingresar a los gobiernos burgueses o son parte de ellos. Les respondemos, con toda nuestra voz, que construiremos la Internacional, la única Internacional que no se sentará en ningún gobierno burgués, ni de Prodi, ni de Lula, ni de Jospin. Porque somos la única Internacional que lucha por la dictadura del proletariado, por el poder de los trabajadores en todo el mundo.

 

¡Viva la IV Internacional! ¡Viva la revolución socialista internacional!