30/09/2015 | 1383

Alma de diamante

Despedida


Nadie se despide del mundo.

La despedida es un guiño,

una mano que saluda,

la convicción de continuar en los que siguen.

Al irnos ya somos otros,

no dejaremos de ser lo que hemos dado.

En esta nota

También te puede interesar:

Una nota de opinión de 1999
Nuestro homenaje en el quinto aniversario de su muerte.
Registro audiovisual del discurso de Pablo Rieznik en el acto convocado por el Partido Obrero en 1999.
Texto de Pablo Rieznik